Compartir
Publicidad

Qué podemos hacer con nuestro ERP tras migrar de sistema operativo

Qué podemos hacer con nuestro ERP tras migrar de sistema operativo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Uno de los grandes inconvenientes a la hora de cambiar de sistema operativo en las empresas es poder conservar las aplicaciones con las que se trabaja desde hace años. En algunos casos el cambio de sistema también lleva aparejado el cambio de versión, en otras simplemente no son compatibles. Esto suele ocurrir más con las aplicaciones propias, entre ellas los ERP, pero es extensible a otras aplicaciones similares. Vamos a ver qué podemos hacer con nuestro ERP tras migrar de sistema operativo.

Vamos a pensar que el software no se puede adaptar al nuevo sistema, ya sea porque es totalmente distinto, caso de cambio de Windows a Mac o Linux, o porque aún siendo del mismo sistema, no las soportan, caso de Windows XP a Windows 7 u 8, por ejemplo. Por lo general a las empresas les interesa mantenerlo para poder seguir trabajando igual que hasta el momento y evitar tener que volver a aprender a utilizar un nuevo sistema.

Adaptación al sistema nuevo


En muchos casos ya sea una aplicación de software parametrizado o a medida la adaptación sólo requiere un pequeño cambio. En el caso de estar en manos de una empresa que ha desarrollado el software de nuestra aplicación estamos un poco a su merced. Podemos acudir a otras, pero lo normal es que la empresa se encargue la empresa que ha desarrollado la aplicación y su mantenimiento. Este inconveniente es inherente a la elección de la aplicación a medida.

En el caso del software parametrizado, es normal que lo tengan solventado con el paso a una nueva versión o en todo caso la adaptación al sistema. Al tener una gran cantidad de clientes con este software que tarde o temprano darán el salto a un nuevo sistema. Esto sobre todo para sistemas Windows, que es donde está el principal nicho de mercado de estas aplicaciones.

Virtualizar la aplicación

En todo caso una de las posibilidades que tenemos es virtualizar la aplicación. De esta manera podríamos seguir utilizando el ERP puesto que nada cambiaría. Quizás los problemas vendrían más por el lado del rendimiento de los equipos que por otra cosa. No es la solución ideal, pero para una cuestión puntual nos puede servir.

En alguna que otra empresa también he visto que dejaban equipos aislados, sin migrar el sistema, que mantenían aplicación que no es compatible con el nuevo sistema. No es la opción ideal y poco a poco va haciendo que cada vez esta aplicación se utilice menos.

Pasar a una aplicación web o SaaS


Por último tenemos la opción más radical de cambiar el programa. La mayoría de las empresas que optan por esta cuestión son aquellas que no están contentos con su ERP. En estos momentos muchas pueden pensar en opciones más flexibles, ya sea apostando por aplicaciones web, que puede ser una buena solución para no depender del sistema operativo de los equipos que se utilicen.

La otra opción es pasar a un modelo de pago por uso. Esta es la opción ideal para despreocuparnos de todo lo que tiene que ver con el mantenimiento de la aplicación, tanto a nivel de mantenimiento de la misma, como en el caso de cambio de versiones. Además se adapta a las necesidades operativas de las empresas, permitiendo crecer o contraer usuarios y espacio contratados en función de sus necesidades.

Llegado el momento, cada empresa debe tomar la mejor decisión en función de sus necesidades. como he comentado no sólo afecta a los ERP sino a todas las aplicaciones creadas a medida. Pero en el caso del ERP tiene mayor importancia al ser el corazón de nuestro negocio. Por eso cuesta mucho tomar la decisión de migrar de sistema y sólo se hace cuando ya es imperativo.

En Tecnología Pyme | La empresa ve la tecnología como un gasto, no como una inversión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos