Compartir
Publicidad

Que la tecnología no sea un lastre para nuestra eficiencia

Que la tecnología no sea un lastre para nuestra eficiencia
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Está muy bien que compremos nuevos terminales de telefonía móvil para nuestra empresa o día a día profesional, esta muy bien que compremos mil y un portátiles, tabletas y demás, y esta muy bien que a estos les instalemos mil y una aplicaciones. Está muy bien sí, siempre que no suponga un lastre para nuestra eficiencia.

Y digo ello, dado que son muchas las personas (entre ellas yo mismo a veces) las que convierten herramientas a priori de productividad en herramientas de improductividad cuando nos pasamos más tiempo instalándolas, configurándolas y aprendiendo su funcionamiento que no usándolas.

¿Y ello quiere decir que no hemos de tener los últimos aparatos que salgan al mercado?, ¿o ello quiere decir que hemos de renunciar a instalar y tener las últimas y mejores aplicaciones que pueden resultarnos de interés? No, no significa nada de ello.

Significa que está muy bien que nos compremos y nos instalemos cositas, siempre y cuando responda a una utilidad o utilidades concretas, y siempre y cuando no nos pasemos el día perdiendo el tiempo en acciones secundarias, en lugar de dedicarnos a lo que realmente nos debemos dedicar.

Que conste que ello no impide que podamos probar y reprobar, instalar y desinstalar, comprar y darnos cuenta de que ese gadget no tiene la utilidad que nos pensábamos, o bien que al contrario le podremos sacar más jugo del que nos esperábamos. Y en gran parte ello se aprende y se ve probando, pero probando sin que nos haga ser lo contrario a lo que pretendemos, sin que nos haga ser improductivos.

En Pymes y autónomos | El dilema de la identidad digital
Imagen | Juanjo Marin

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos