Compartir
Publicidad

¿Puede una Pyme ser como Apple?

¿Puede una Pyme ser como Apple?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recientemente y mediante una nota de prensa de la mano de Apple hemos conocido la baja por salud de Steve Jobs. Sin duda alguna el CEO con más carisma del panorama actual; muchos comentan que es un líder a admirar; pero: ¿puede una Pyme ser como Apple? ¿O es algo inalcanzable?

Jobs es un señor con carisma, gran empatía y muestra respeto a sus adversarios en el sector de las tecnologías. Sin embargo es de los pocos CEOs que suelen dar las conferencias y presentar él mismo sus productos. Irónicamente, es eso ahora, lo que algunos analistas consideran, que es una traba para Apple.

En las Pymes hemos podido ver todo tipo de jefes; evidentemente son personas, y con ellas va un carácter. La figura de los responsables de la empresa, bien porque sea el propietario o bien por ser un empleado con un cargo puede (y debe) equilibrar la tarea y contentar a los compañeros.

Para llevar a cabo esas funciones se pueden optar por diferentes formas, una muy visible es el carisma de líder, tanto dentro como fuera de la empresa. Donde hay un faro otros se dirigen, pero sino hay faro, algunos se pierden. El equilibrio entre líder y buen profesional dependerá de la capacidad humana que tenga el responsable de la Pyme.

Los psicólogos suelen comentar que un líder dentro de una empresa es una bendición pero reconocen que el abandono del mismo es lo más peligroso para la trayectoria de empresa. Pero: ¿un líder carismático debe ser un líder narcisista? ¿Es positivo ese peligro para la Pyme?

Un líder que interactúa con sus compañeros sin demostrar que él es el único que vence la tarea, que potencia la creatividad de quien les rodea y que es justo con la asignación de labores, es una persona que potencia la empresa. Sin lugar a dudas, sus acciones no sólo son llevar a cabo una tarea sino alimentar los motores de la empresa.

Apple ha tenido momentos muy buenos y otros no tanto; recordemos que Steve Jobs fue invitado a salir de su propia empresa nueve años después de crearla. Más tarde rogaron su vuelta para convertirla a lo que es hoy: una empresa potente en el sector tecnológico que avanza creando.

Jobs no ha creado un modelo a seguir como jefe, hasta su reentrada en la empresa no fue un líder justo. En una empresa, y en especial su jefe o Team Lider, puede, o más bien debe, tener mejores comienzos; debe tener pilares desde donde no se planten sentimientos negativos que diezmen el trabajo diario.

empresaapple2.jpg

En la Pyme este hecho es totalmente localizable. Si poseemos una fuente de energía organizada y desde donde nos sintamos crecer podremos avanzar, arriesgarnos a comenzar caminos que nadie ha explorado; ese es uno de los secretos de Apple, sin duda. La posibilidad de sentir un brazo que te acompaña en tus primeros pasos puede ayudarnos a correr pero no olvidemos, que también, puede acomodarnos a no caer por no soltar esa mano.

Unas sencillas pautas como humildad, comprensión e ilusión son los condimentos perfectos para que un director de empresa potencie el lado humano de tal forma que realce la parte profesional de sus compañeros. El castigo o la inyección de temor no son aliados de la victoria.

Sin perder el hilo de Apple y acercándonos a su trayectoria tecnológica, debemos comentar que es improbable comparar una Pyme con Apple, pero si podemos comparar los comienzos entre la empresa de la manzana con una pequeña o mediana empresa.

La empresa donde es CEO Steve Jobs, comenzó en un garaje y con mucha ilusión. La forma de empezar no importa, sólo: hasta dónde queremos llegar. Si nuestra Pyme tiene ideas diferentes y procesos para conseguir llegar a las metas propuestas, que aún no sean conocidos, o sean diferentes marcando su mejoría podremos afirmar que vamos por un camino parecido al de la manzana de Cupertino.

Si algo ha marcado la diferencia entre Apple y sus principales competidoras es: la innovación y apuestas por soluciones distintas; unas con mejor acogida que otras. Eso muestra que la intención en invertir ideas y caminos distintos sobre opciones son las responsables de hacernos notar entre la competencia y esto lo podemos hacer desde una Pyme sin problemas.

No hace falta crear un aparato sin igual, sino un método donde marquemos una diferencia que obligue al público a girarse, desde las posibilidades de nuestra Pyme. Esto lo podemos aplicar en la forma de interactuar con el cliente o con un software creado por nosotros que facilita alguna labor de terceros.

En resumen; podemos decir que una Pyme en su base o en sus comienzos se puede asemejar a Apple por el mismo motivo: perseguir una meta con ideales diferentes. Lo que sin duda alguna, hará que una empresa no pase desapercibida. Otra forma donde podemos ver semejanzas entre nuestra Pyme y Apple es en la ilusión que cultiva el talento.

En Tecnología Pyme | Apple entre en la lucha por el sector de la empresa con iPhone OS 4 imagen | Plasticpeople Marcopako 

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos