Compartir
Publicidad

Preparación de un equipo para su virtualización

Preparación de un equipo para su virtualización
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando pensamos en virtualizar un equipo por cualquier motivo una de las cuestiones que debemos tener claras es por qué vamos a dar este paso. Por lo general el problema viene con aplicaciones que no podemos incorporar a Windows 7 cuando migramos, y por lo tanto nos obliga a mantener un puesto con un equipo con Windows XP donde mantenemos esta aplicación para su consulta. Afortunadamente cada vez pasa menos, pero si nos vemos obligados a ello debemos tener en cuenta como debemos realizar la preparación de un equipo para su virtualización.

Dependiendo de la versión que tengamos de Windows 7 no incluirá también una licencia de XP para utilizarlo en la opción de XP mode que incluyen las versiones profesionales. En este caso, siempre que tengamos la posibilidad de instalar la aplicación, podremos hacer una instalación limpia de Windows Xp en la máquina virtual e instalar sólo la aplicación que no podemos portar a Windows 7.

Por otra parte, puede darse el caso de que no podamos instalar la aplicación de nuevo o nos sea demasiado complicado y lo que necesitamos es tener una copia exacta de nuestro equipo con Windows XP en el nuevo Windows 7. En este caso debemos ser conscientes de las aplicaciones que no podremos migrar al nuevo sistema.

  • Eliminar todas las aplicaciones que podamos instalar en Windows 7, dejando el equipo sólo con las aplicaciones que no podemos migrar y son el motivo por el que nos decidimos a virtualizar.

  • Vaciar de datos el equipo, manteniendo sólo aquellos que pueda utilizar la aplicación, tipo base de datos, por ejemplo.

  • Limpiar de archivos temporales el equipo, una acción de mantenimiento con software específico que nos relize una limpieza a fondo. Una vez finalizado lo que haría sería desfragmentar el disco duro.

El objetivo es virtualizar en el mejor estado posible nuestro viejo sistema operativo, dentro del nuevo ordenador que va a sustituirlo. Al fin y al cabo, cuanto mejor funcione, menos recursos a nivel de memoria y procesador necesitará la máquina virtual para trabajar correctamente.

En algún caso, cuando el equipo que vamos a dejar pasará a otro usuario y se formateará. Puede ser interesante que el usuario conserve una copia exacta de su viejo equipo portátil, por ejemplo, mientras se adapta al nuevo. De esta manera nos aseguramos que no perderemos nada, ya sean programas, configuraciones, etc. De esta manera nos ahorramos parte del trabajo de backup que podemos ir realizando mientras estamos ya trabajando con el nuevo equipo.

En Tecnología Pyme | zinstall XP7, migrando aplicaciones y configuraciones de XP a Windows 7

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos