Compartir
Publicidad

Los mensajes de advertencia en el correo electrónico no sirven de nada

Los mensajes de advertencia en el correo electrónico no sirven de nada
Guardar
0 Comentarios
Publicidad


No es extraño cuando recibimos un correo electrónico que proviene de una dirección corporativa ver que el mensaje viene con una advertencia final, un descargo de responsabilidad que nos interpela para que si no somos los destinatarios del mensaje hagamos tal o cual acción. Pero los mensajes de advertencia en el correo electrónico no sirven de nada a efectos legales.

Como empreas no podemos obligar legalmente a alguien que ha recibido un correo por error a aceptar las condiciones que imponemos de forma unilateral. Incluso si no lo ha recibido por error no está obligado a menos ya haya dado su consentimiento previo a dichas condiciones. Además lo absurdo de todo esto es que el aviso legal lo colocamos al final, debajo de nuestra firma.

Si ha recibido y leído por error este correo electrónico olvide toda la información que contiene de forma inmediata

¿No sería más lógico que este tipo de mensajes aparecieran antes de la información que quieren proteger? Y además por lo general aparecen en varios idiomas. Al final, a lo único que contribuyen es a gastar más papel y tinta, cuando alguien decide imprimir un correo electrónico. No digamos ya si es una cadena de correos de la misma empresa, donde cada uno incluye dicho aviso legal a sus propios compañeros. Si a esto añadimos el espacio ocupado por las firmas corporativas el resultado es que para llegar al grano, al texto del mensaje tenemos mucha paja añadida.

Si esto puede ser molesto en la lectura del correo electrónico desde ordenadores tradicionales la cuestión se acentúa si lo hacemos desde terminales móviles. En este caso la pantalla es mucho más reducida y la inclusión de estos avisos hacen que el correo se extienda mucho más de lo que sería necesario, haciendo gracias a estos avisos que nuestra gestión del correo desde móviles sea más improductiva.

Cuestión distinta son los correos automáticos que nos llegan. Aquellos a los que nos hemos subscrito, muchas veces por no leer con la debida atención y en las que nos suelen informar de por qué nos llega este correo y qué debemos hacer para no recibir más correos similares, por lo general enlazar con una página que nos eliminará de la base de datos de envío de la empresa de turno.

En Tecnología Pyme | Elementos que debe incluir la firma de correo corporativa
Imagen | miniyo73

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos