Compartir
Publicidad

Las empresas desconocen o no usan la figura del apoderamiento electrónico

Las empresas desconocen o no usan la figura del apoderamiento electrónico
Guardar
0 Comentarios
Publicidad


Es más cómodo dar nuestro certificado electrónico a un tercero que tener que personarnos ante la Agencia Tributaria o realizarlo por Internet para realizar un apoderamiento electrónico, de manera que al final parece que las empresas desconocen o no usan la figura del apoderamiento electrónico. El resultado es que no se custodian los certificados electrónicos, es decir, la identidad digital de nuestra empresa de forma adecuada.

Es más cómodo que nuestro gestor tenga una copia del certificado electrónico directamente instalado en su navegador. Y ya puestos, pues también lo tenemos en el equipo de la oficina, en el de casa o se lo ha llevado el responsable de contabilidad para poder realizar algunos trabajos desde su propio domicilio. Es de lo más cómodo, pero si somos sensatos y lo pensamos detenidamente no haríamos lo mismo con nuestro DNI y nuestra firma.

El resultado es que muchas veces tenemos que revocar el certificado porque alguien que lo tenía instalado en su casa ha dejado la empresa y simplemente no estamos seguros de si lo tenía o no instalado. Lo mismo si cambiamos de gestor, ¿cómo sabemos que no tiene una copia? En estos casos lo mejor es siempre tener el certificado en una tarjeta criptográfica, a la manera del DNIe.

Es cierto que es más engorroso. Debemos tener un lector instalado, funciona mejor en Windows que en otros sistemas, pero una vez pasados los pasos previos y disponiendo de un lector de tarjetas portátiles, la seguridad que representa mejora mucho a la del certificado instalado en el navegador. Además ahora que Windows 7 instala todo lo necesario al conectar el lector y la tarjeta ha mejorado mucho su uso.

Al final lo sensato es que la firma de nuestra empresa para todo tipo de trámites por Internet esté debidamente custodiada, es decir, sepamos quién la tiene y para que la tiene. Sobre todo si en algún momento la cedemos a terceros ser consciente de los riesgos que esto implica. Porque nunca pasa nada. Hasta que pasa.

Vía | Revista Factura electrónica
Más Información | Agencia Tributaria
En Tecnología Pyme | Guía para adaptarse a las notificaciones telemáticas: La Agencia Tributaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad