Compartir
Publicidad

Las empresas deben prestar más atención a la licencia del software que instalan

Las empresas deben prestar más atención a la licencia del software que instalan
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuanto tenemos que instalar un programa nuevo en un equipo informático por lo general tenemos que aceptar los términos de uso de su licencia. En la práctica esto se traduce en la mayoría de las ocasiones en marcar una casilla en la que reconocemos que hemos leído y aceptamos los términos de la licencia de uso de dicho software. Es una práctica que debería erradicarse. Las empresas deben prestar más atención a la licencia del software que instalan.

En realidad estamos aceptando unas condiciones que no nos hemos leído, que seguramente no incluyen ninguna clausula extraña, pero no estaremos seguros. Da igual el tipo de software que sea. En muchos casos los programas que tienen licencias de uso gratuitas para el usuario doméstico no lo son para las empresas, que deberían adquirir la licencia de uso y podrían ser sancionadas por un uso indebido de licencia.

Hace tiempo una empresa de software incluyó en sus términos legales un párrafo en el que daría 1000 dólares a aquel que los reclamara por el uso de este producto. La empresa tardó más de cuatro meses y más de 3.000 descargas en ver cómo alguien reclamaba dicho derecho que les asistía en las condiciones de licencia del producto. No era más que una cuestión publicitaria, pero nos sirve para hacernos una idea del nivel de atención que tenemos en estas condiciones legales.

El hecho es que de facto firmamos un contrato sin leerlo, ¿lo haríais en otros ámbitos de la gestión de vuestra empresa? Es cierto que son largos, llenos de terminología a la que no estamos acostumbrados, etc. Pero debemos prestar atención a los mismos. En muchos casos estamos haciendo un uso indebido de estos programas, poniendo en peligro nuestros datos o los de nuestros clientes.

Pero esta misma dejadez también se lleva a otros ámbitos. A veces las empresas utilizan imágenes, textos, etc. en sus páginas web para las cuales no tiene permiso de uso. No ponemos ningún cuidado en aquellos programas o servicios que podemos obtener por Internet. Y no tenemos en cuenta si estamos cediendo derechos de uso, autoría intelectual, etc. en los programas y servicios que utilizamos en la empresa.

En Tecnología Pyme | WhatsApp en la pyme, es una realidad Imagen | Alex Muntada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos