Compartir
Publicidad

La tecnología no nos deja desconectar en vacaciones

La tecnología no nos deja desconectar en vacaciones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando llega el verano cada vez se nos hace un poco más complicado desconectar del trabajo. Tengo la sensación de que la tecnología no nos deja desconectar en vacaciones. Ocurre que cada vez tenemos más posibilidades de llevarnos con nosotros parte de nuestro trabajo, lo cual es bueno, pero llegado el momento de desconectar para cargar las pilas puede suponer un problema.

Porque para muchos trabajadores no tendrá importancia. Con no abrir el correo, solucionado. Pero los trabajadores o autónomos que no pueden, o en muchos casos no saben, delegar sus tareas pueden verse avocados a tener que trabajar desde su lugar de vacaciones. Tenemos el móvil que nos lanza notificaciones constantemente, avisos de nuevos correos, mensajes por las redes sociales de nuestros clientes, compañeros de trabajo, etc.

Teléfonos móviles inteligentes, portátiles tabletas digitales y conexiones 3G, accesos vía Terminal Server al equipo de la oficina, etc. Todo esta tecnología nos abre un mundo de posibilidades maravilloso para flexibilizar nuestro trabajo e incluso poder tener más vacaciones que antes de que existieran estas alternativas. Pero puede ser peligroso para estos usuarios que no saben desconectar.

En estos casos lo mejor es buscar una zona aislada, sin cobertura 3G para irse de vacaciones. Realizar una inmersión, desconectar, dejar el móvil con buzón de voz y desconectarnos todo lo que nos podamos permitir. Después de esta solución, si podremos aprovechar sin estrés la tecnología para alargar nuestras vacaciones, de la semana diez días que muchos pueden permitirse a algunos días más.

Porque podemos aprovechar la facilidad de comunicaciones que tenemos para tratar de ir despachando asuntos en la medida de nuestras posibilidades. En estos casos una buena opción es encender el teléfono un par de horas al día para resolver las cuestiones más urgentes. Un rato por la mañana y otro a última hora de la tarde noche y zanjamos muchas cuestiones, sin que afecte de forma sensible a nuestras vacaciones. El resto del tiempo lo mejor es activar el buzón de voz indicando que estamos de vacaciones y que atenderemos lo antes posible a su mensaje.

La otra opción, siempre que nos lo podamos permitir es coger vacaciones alargando fines de semana. Es decir, trabajaremos siempre martes, miércoles y jueves, alargando el fin de semana al Viernes y Lunes. De esta forma no acumulamos trabajo pendiente y podemos desconectar lo suficiente como para afrontar a la vuelta del verano el nuevo curso con fuerzas renovadas.

En Tecnología Pyme | Cerrado por vacaciones Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos