Compartir
Publicidad

Cuatro alternativas de baterías externas para prolongar la vida de tu teléfono móvil

Cuatro alternativas de baterías externas para prolongar la vida de tu teléfono móvil
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Ayer hablábamos de cómo los usuarios domésticos preferían los teléfonos más delgados aun a costa de sacrificar autonomía. Ya comenté que mi impresión era que para el usuario corporativo podían cambiar las prioridades. Pero dado que la mayoría de las marcas no están por la labor, hoy vamos a ver cuatro alternativas de baterías externas para prolongar la vida de tu teléfono móvil.

Lo cierto es que no siempre podemos tener un enchufe a mano, o vamos lo conectamos al cargador en el coche. Un recurso que suelo utilizar mucho es tirar de conexión USB. Puede que no tenga un enchufe pero malo será que no tenga un ordenador a mano donde conectar el móvil. Lo malo es que esto me obliga en ocasiones a conectarlo para su carga a equipos en los que no me fío demasiado de su seguridad.

Baterías externas para móviles

  • Y comenzamos por las baterías externas que conectamos a nuestros teléfonos cuando no tenemos un enchufe a mano. Se trata de una batería que hemos cargado previamente. Algo que llevamos en el maletín del portátil como un extra. Por lo general se conectan al teléfono y transfieren su carga al mismo. Muy cómodas para utilizar en zonas de tránsito, tipo aeropuertos o estaciones de tren, metro, etc. Lo mejor es que suelen ser universales y si cambiamos de terminal podremos seguir utilizándolas.
  • La otra opción es dar un mayor grosor a nuestro teléfono, añadiendo una funda batería. Es un modelo de batería que nos ayudará mucho a dar a los teléfonos mayor autonomía. A cambio lógicamente añadimos un mayor grosor a los terminales y aumentamos el peso. Lo cierto es que estéticamente no quedan mal del todo y añaden un plus para los usuarios que se ven obligados a cargar el móvil a mitad del día. Su precio puede oscilar alrededor de los 60 euros dependiendo de la capacidad de carga y el modelo de teléfono.
  • Una opción para los usuarios que están trabajando en exteriores y por lo tanto no tienen a mano cargadores ni fuentes de energía son los cargadores solares. Existen dos tipos de modelos, paneles solares que conectamos a nuestro teléfono y captan la energía y la transfieren, y otros que incorporan una batería al panel solar. Este segundo modelo es más cómodo, puesto que podemos dejar que capte la energía y cuando esté completo conectarlo al teléfono. Una opción es buscar una funda tipo mochila o funda de transporte que incorpora paneles solares.
  • Una opción complementaria, que requiere de energía eléctrica son los cargadores inalámbricos. Son cargadores por inducción, a los que basta dejar el teléfono encima del cargador para que este comience a cargar su batería. La ventaja es que podemos colocar varios dispositivos a la vez a cargar. Es muy cómodo para no tener ocupados todos los enchufes con cargadores individuales.

Con todas estas opciones quizás consigamos acabar la jornada con algo de batería. Los precios no son demasiado elevados, de manera que es una inversión que podemos amortizar rápidamente. Ahora lo que nos toca pensar es si es más rentable invertir en una cargador adicional o en una batería extra.

En Tecnología Pyme | Baterías externas para portátiles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos