Compartir
Publicidad

Cuando la empresa ya compra hardware obsoleto en equipos de nueva adquisición

Cuando la empresa ya compra hardware obsoleto en equipos de nueva adquisición
Guardar
0 Comentarios
Publicidad


Podría decir que es una excepción o que es la norma. Lo cierto es que no lo sé. Pero lo he visto en unas cuantas, cuando la empresa ya compra hardware obsoleto en equipos de nueva adquisición. Solo por ahorrar un poco en la adquisición de los mismos los equipos ya van muy justos de prestaciones cuando llegan a la empresa.

Y no es que sea un problema a largo plazo, lo es a corto plazo. Recuerdo una empresa que compró equipos para un nuevo proyecto, tan justos de memoria que tuvo que realizar un downgrade de sistema para que fueran un poco más fluidos. Y la diferencia entre 256 y 512 MB no era tan grande. El resultado fueron unos equipos prácticamente inútiles en un par de años. Aunque en descargo de la empresa debemos decir que la productividad no era un factor clave.

En otros casos son los cambios tecnológicos los que aprovechan las empresas para adquirir equipos más baratos. Un salto en el modelo de procesador o de la placa es lo más común. En este caso el problema suele estar en las actualizaciones, ampliaciones o sustitución de piezas por desgaste. A menudo son más caras al estar ya en desuso cuando dos o tres años después se van a buscar los recambios.

Lo peor es la sensación que proyectamos. He visto empresas que malgastaban el dinero en otras cuitas mientras que los equipos informáticos escatimaban hasta en el ratón. Otras directamente buscaban recortar todo tipo de hardware y componentes. La imagen que al final queda es muy pobre.

Porque no se trata de aprovechar nuestro hardware hasta el final. Hemos comprado buenos equipos y alargamos su ciclo de vida todo lo posible, sino más bien, hemos comprado equipos ya antiguos y tenemos que ir sorteando los inconvenientes que nos producen para intentar sobrevivir cuatro años con ellos.

Al final el plazo de amortización es más corto. Mientras que un buen equipo podemos alargarlo casi sin problemas a los seis años de vida, uno obsoleto a duras penas nos llegará a los cuatro. Y esos dos años de margen es lo que nos hemos ahorrado en el precio y que pagamos en productividad durante toda la vida útil del equipo. Realmente no merecen la pena.

En Tecnología Pyme | Equipos informáticos para mejorar la productividad
Imagen | dvanzuijlekom

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos