Compartir
Publicidad

Cuando Amazon estornuda miles de empresas que impulsan el SaaS cogen una pulmonía

Cuando Amazon estornuda miles de empresas que impulsan el SaaS cogen una pulmonía
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece increíble pero ha vuelto a pasar. Una tormenta eléctrica en Virginia provoca que el centro de datos que tiene Amazon en este estado se venga abajo. Y lo que es peor, miles de usuarios se vean afectados por cortes de servicio de aplicaciones y servicios tan populares como Instagram o Netflix. Pero la peor parte se la llevan las empresas más pequeñas que tienen su modelo de negocio basado en la fortaleza del SaaS. Porque cuando Amazon estornuda miles de empresas que impulsan el SaaS cogen una pulmonía.

Muchas de las empresas que crean servicios para empresas, por ejemplo, una aplicación de facturación electrónica, que luego ofrecen este servicio a otras empresas tienen que pelear duro por cambiar la mentalidad de las pequeñas empresas haciendo ver que la disponibilidad de servicio de su aplicación es mucho mejor que la que pueden tener ellos en local.

Las pequeñas pagan el pato

Si ocurren interrupciones de servicio como ésta, con una repercusión mediática tan grande al final toda la labor de confianza ganada por las empresas que ofrecen SaaS se viene abajo. Al final lo que queda es que la empresa puede que no tenga unos niveles de servicio tan altos como puede tener Amazon, pero ellos controlan más sus parones, su infraestructura, etc. Deciden cuando pueden parar.

Y si se fríe el servidor por una subida de tensión en sus instalaciones serán ellos los que apretarán y tratarán de resolver los problemas lo antes posible, pero en todo caso la situación estará en sus manos, en lugar de en una gran empresa como Amazon para la que son un cliente insignificante.

Y aquí entramos en la importancia del cliente y entrar a jugar con los grandes o no. Supongamos que tenemos un pequeño proveedor de servicios que nos facilita el mantenimiento. Es una empresa pequeña que no se puede permitir perdernos como clientes que se dejará la piel para solucionar el problema lo antes posible. Mientras que si estamos en una gran empresa, nuestro contrato supone una ínfima parte de sus ganancias. Intentarán solucionarlo si, pero no será vital para ellos si lo hacen un día antes o después.

Pero es que no es la primera vez

No, esto es como tener un Déjà vu, pues hace unos meses ocurrió lo mismo, con un rayo que cayó en Dublín y en este caso afectó a un sitio tan popular en España como Meneame. No es lo que Amazon nos está vendiendo. Ellos ofrecen un servicio que no va a fallar nunca. Y ahora lo ha vuelto a hacer.

Al final la impresión que nos da es que no toman las medidas de seguridad oportunas en sus instalaciones, ni tienen las redundancias necesarias. En principio lo que proveedores como Amazon nos ofrecen es que si cae un servidor la información está replicada, pero parece que no fuera del centro de datos, por lo que un corte eléctrico en un centro de datos deja sin servicio a miles de empresas que tienen sus servicios alojados en este centro de datos.

Desde luego así no hay manera de ganar confianza en las empresas que tienen dudas. Al final la sensación que queda es que estamos expuestos a los mismos peligros que si los servidores están en nuestras instalaciones. Por lo que muchos prefieren tener el control a cederlas a terceros.

Vía | Genbeta Social Media En Tecnología Pyme | La disponibilidad de la nube para las empresas Imagen | edans

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos