Compartir
Publicidad

Comprar seguidores en las redes sociales no merece la pena

Comprar seguidores en las redes sociales no merece la pena
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

¿Cantidad o calidad? Ese siempre ha sido el dilema de los seguidores en las redes sociales. Yo pensaba que era algo superado, pero lo cierto es que parece que no, se siguen comprando seguidores en las redes sociales y empresas que los siguen ofreciendo. Pero lo cierto es que comprar seguidores en las redes sociales no merece la pena.

Porque al final lo que estamos buscando con nuestra presencia en las redes sociales es una mayor difusión. De nada sirve tener 20.000 seguidores si muchos de ellos son perfiles inactivos u otros son boots que se dedican a enviar comentarios de forma automática o a difundir mensajes de un mismo perfil, sin nada que aportar.

Influencia, menciones y difusión de los mensajes

Al final, el objetivo que estamos buscando, el de la difusión no se consigue. Por eso creo que las empresas deben fijarse otros índices, que los hay, para medir el éxito de su presencia en las redes sociales. Índices que hablen de influencia, más que de número de seguidores.

Porque también hay que ser conscientes que lo que queremos son seguidores que a su vez sean influyentes. Es decir, no es lo mismo un seguidor que tiene veinte seguidores que uno que tiene 20.000. Todos somos capaces de entender que la difusión será mucho mayor en el segundo caso.

De esta forma se entienden también la compra de tuits, que muchas veces hemos visto o sospechado en el caso de famosos o perfiles influyentes, patrocinando alguna marca, algún producto, etc. Esto tiene la desventaja si se descubre de la pérdida de credibilidad del perfil que se vende y la empresa que lo compra.

Pero también creo que Twitter o Facebook tienen su responsabilidad a la hora de perseguir estas prácticas. En parte porque a ellas también les va bien este negocio del volumen, más de 1.000 millones de usuarios en Facebook, Twitter supera los 500 millones, pero aquí también se incluyen estos perfiles falsos, estos robots que se encargan de difundir contenidos, etc.

Al final, lo que cuenta es cuántas personas han hecho clic en el enlace con tu mensaje... cuantos han retuiteado tu mensaje, etc. Y esto se tiene que traducir en un aumento del número de visitas de nuestra página, en una mayor conversión de nuestra campaña de publicidad, etc. Si no conseguimos este objetivo estamos malgastando nuestro tiempo y dinero.

En Tecnología Pyme | Cinco prácticas a evitar por la empresa en Twitter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos