Compartir
Publicidad

Cambiamos de ordenador pero mantenemos las pantallas

Cambiamos de ordenador pero mantenemos las pantallas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Una de las cuestiones que me llama la atención es como algunas empresas deciden renovar su equipamiento informático y mantienen muchos de sus periféricos "ad eternum" de manera que acaban trabajando con ratones, teclados, etc. totalmente desfasados en equipos que si han renovado. Otra de las cuestiones que veo a menudo es que cambiamos de ordenador pero mantenemos las pantallas.

Esta cuestión que no tendría mayor inconveniente, provoca que en muchos casos la pantalla plana que se incorporó a la empresa hace unos años prolongue su vida más de lo necesario. Y no porque ya no funcione bien, sino porque las necesidades de la empresa han cambiado y hacen que la pantalla antigua sea ineficaz. Mantener pantallas TFT de 14 o 15" puede hacer que la productividad de la empresa se resienta.

Porque donde hace cinco o seis años tramitábamos el volumen principal de nuestro trabajo con una aplicación propia que estaba opimizada para su visualización en estas pantallas, ahora la manera de trabajar ha cambiado en muchas empresas. Las aplicaciones que utilizan interfaz web han aumentado en muchas de ellas. Y no sólo eso, sino que cada vez utilizamos más Internet como fuente de información y consulta para nuestros trabajos.

Nuevas aplicaciones se desarrollan de esta manera, con lo cual al abrir la aplicación para consulta de datos tenemos que movernos con la barra de desplazamientos arriba y abajo, y lo que es peor, a izquierda y derecha, porque la aplicación está pensada para pantallas mínimo de 17" y nuestro monitor no puede ver la pantalla completa de la aplicación. Con lo cual acabamos por pasar más tiempo desplazándonos por la pantalla que realizando nuestro trabajo en ella.

Si además no se ha tomado la precaución de permitir un correcto desplazamiento entre los distintos apartados de la aplicación utilizando el botón de desplazamiento hace que trabajar de esta manera sea de lo más improductivo. Por no hablar de cuanto hablamos con teléfono con alguien por algo relacionado con la aplicación y mantenemos la conversación de sordos del tipo. "pulsa el botón tal, ¿qué botón yo no veo ningún botón? ¿Cómo que no lo ves? Pues tiene que estar..."

Por eso a la hora de renovar los equipos, las pantallas pueden influir y mucho en la productividad de los puestos de trabajo de nuestra empresa. Podemos mantener las pantallas que tenemos, pero siempre dentro de unos límites. Cuando mantener la pantalla significa que seremos menos productivos, vale más la pena cambiarla y elegir una nueva que nos haga más eficientes.

En Tecnología Pyme | Monitores panorámicos en la empresa, ¿merecen la pena?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos