Compartir
Publicidad

Viejos modelos que se mueren

Viejos modelos que se mueren
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Ayer conocimos la noticia de que Kodak ha solicitado a las autoridades americanas la quiebra voluntaria, similar a lo que aquí es un concurso de acreedores. El gigante de la fotografía ha visto como su negocio se ha ido agotanto y los avances tecnológicos han supuesto la muerte de su modelo tradicional.

Eso es algo imparable y, en mayor o menor medida, afecta a todos los sectores. Cambia la tecnología, los hábitos de los compradores, la globalización supone en muchos casos la deslocalización, ... Estos factores y otros muchos obligan a las empresas a adaptarse y renovar constantemente su concepción del negocio, a reinventarse para no quedarse en el camino y todo ello cada vez a una mayor velocidad.

Sin embargo hay muchos que no ven venir el golpe, otros no lo quieren asumir y se aferran a que "si hasta ahora nos ha ido bien, la cosa no tiene por qué cambiar", pero realmente el cambio es constante y no hay más remedio que adaptarse.

En muchos casos los propios gobiernos favorecen el inmovilismo. Presionados por el impacto social del cierre de muchas empresas sin futuro, prefieren gastar millones en mantener un poco más "al enfermo con vida" y retrasar lo que es inevitable. Mientras tanto otras muchas iniciativas que sí se adaptan a esos cambios, y en ocasiones son incluso impulsoras del mismo, se encuentran con dificultades enormes por la falta de apoyo y porque no hay una apuesta dedicida sobre lo que viene frente a lo que se acabará yendo.

De la caida de Kodak se habrán beneficiado otras empresas, muchas de ellas pymes que han sabido posicionarse donde antes el gigante tenía sus dominios. Probablemente haya habído y habrá miles de despidos, mientras tanto otros miles se habrán creado en otro lugar, porque el mercado de Kodak no se ha agotado sino que se ha transformado y éste necesita cosas que Kodak ya no proporciona, pero otros sí.

En España se lleva hablando del cambio en el modelo productivo pero seguimos apoyando y subvencionando actividades, sectores o mercados agotados o a punto de agotarse. Mientras tanto se pierde el tiempo y la oportunidad de luchar en otros frentes y ser líderes en esa transformación.

En Pymes y Autónomos | Replanteando el mercado Imagen | Fartese

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos