Una carrera sana es una carrera de largo plazo

Síguenos

no1

Muchas veces, sobre todo en las etapas más tempranas de una carrera profesional, nos obcecamos por conseguir objetivos muy a corto plazo, sin pensar en nuestro desarrollo profesional como si se tratase de una carrera de fondo, rodeada de etapas necesarias que servirán como una prefase sobre la que se sustenta el nivel superior.

Para poner un símil, es como si en la carrera de económicas pretendiésemos superar la macroeconomía avanzada sin cursar previamente la básica o la introducción a la economía. Por tanto, cada etapa es importante, y debemos atravesarla con la actitud de que es un paso necesario, cuya duración será la suficiente como para adquirir asentar los conocimientos y habilidades necesarias para nuestro futuro.

En cuanto a la duración de estas fases es una cuestión subjetiva, que depende de muchos factores, entre los que se destacan la capacidad que tengamos para aprender los conocimientos y las habilidades propias del puesto, por lo que la duración más acertada no tiene por qué ser homogénea para cada uno de nosotros.

Por otro lado, y respecto a la cuestión de cómo conocer cuándo ha llegado el momento de dar el salto o solicitar un cambio, debemos de realizar un ejercicio de autocrítica, siendo realistas sobre el bagaje adquirido, y sobre si es el adecuado para desempeñar nuestra colaboración profesional a un nivel superior con mayor responsabilidad.

En Pymes y Autónomos | ¿Por qué en vacaciones ideamos planes ambiciosos?
Imagen | andrec


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario