Sigue a

Sueño

Siempre he sido un poco kamikaze en el tema profesional, siempre he dedicado horas y horas a ello, sin importarme ni mi salud ni en muchas ocasiones mi distensión o mi ocio personal, siempre he estado más preocupado por llenar mi cartera que no por descansar un rato, pero ¿qué hacer cuando nuestro cuerpo dice basta?

Yo afortunadamente aún no he llegado a esa situación, afortunadamente aún tengo una edad relativamente joven y mi espíritu ambicioso y guerrero aún me levanta y me empuja cada día (y espero que siempre sea así). Pero si que es cierto que en muchas ocasiones, en muchos días, me noto cansado, al borde de la extenuación como mínimo mental y me planteo si no debería parar un poco, renunciar un poco a la cartera y pensar más en mi, entonces me reafirmo y mi respuesta es clara: ¡No, jamás!

¿Y a qué es debida esa negativa?, ¿cuál es el motivo que me lleva a negarme a parar, a aflojar el ritmo? Mi respuesta en este caso también es clara: cuando llevamos en la sangre, en la personalidad y en la forma de ser este estilo de vida, está forma de ser, eso es nuestra vida, y quitarnos eso es quitarnos nuestra propia vida. Y es que podremos ser unos obsesivos del trabajo, pero seguro que ninguno de nosotros podemos decir que eso no nos hace felices, y eso es lo importante.

Eso es lo importante, y ese es el límite que considero que nos debe indicar si debemos cambiar o no: si somos felices, si lo que hacemos nos satisface. Del mismo modo que el deportista de élite o que una bailarina renuncia a muchas cosas por un sueño, nosotros renunciamos a muchas otras por nuestro propio sueño, y eso de buen seguro que no es negativo mientras perseguir ese sueño sea lo que nos levanta día a día. El día que eso no sea así, es entonces cuando en todo caso deberemos replanteárnoslo.

En Pymes y autónomos | Adicción al trabajo, la necesidad de saber desconectar
Imagen | Chispita_666

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario