Networking a través de la red

Síguenos

Game

En todo negocio es interesantísimo contar una amplia red de contactos con el objetivo de que todo el mundo pueda participar de los beneficios de esta interrelación.

El networking de hoy día se ha visto impulsado, a mi juicio, por la influencia de dos factores.

El primero de ellos es la teoría de los 6 grados, que aunque no es novedosa, la Wikipedia data su origen en 1909, en la ponencia de investidura del premio Nobel Guglielmo Marconi, ha tenido su eclosión a finales del siglo pasado a través de diversos artículos de management. Grosso modo consiste en señalar que la conexión entre una persona y otra se produce con un máximo de 6 contactos o relaciones.

De forma que, quizá tú no conozcas personalmente al jugador de fútbol Eto’o, pero quizá tengas un amigo, que a su vez tenga un primo, cuya mujer trabaje en la redacción de un diario de deportes, y que un compañero suyo haya entrevistado en diversas ocasiones a dicho futbolista (Probad a hacerlo en casa)

Así pues, siendo conscientes que tenemos la posibilidad de acceder a contactos a los que de forma directa y personal no podríamos, debemos explotar esta posibilidad en el mundo de los negocios, para vender nuestros servicios o productos.

Por otro lado, el segundo factor, sería la aparición de Internet, y sus redes sociales, por poner tres ejemplos en el campo profesional tenemos Neurona, quizá la red de estas características con más arraigo en España, Xing y Linkedin. A nivel social, o como ejemplo del desarrollo de la Web 2.0 tenemos al archiconocido Facebook.

Las redes profesionales suponen una herramienta indispensable para el empresario de hoy día que quiere darse a conocer entre posibles clientes o compañeros, con un coste económico cero.

Ahora bien, debemos tener en cuenta el uso que hacemos de las mismas, pues si accedemos a cualquiera de las redes profesionales señaladas anteriormente, y nos dedicamos a enviar solicitudes de relación profesional a todos sus miembros, probablemente perdamos un poco el norte de nuestros intereses, desviándonos de nuestros objetivos (interrelacionarnos con futuros clientes/proveedores/colaboradores), a parte de poder resultar molestos a ojos de otros usuarios.

Además dichas redes sociales pueden ser un arma de doble filo, pues a través de ellas es fácil que otras personas conozcan vuestra situación. Por ejemplo, imaginarios que cambiáis de trabajo y no queréis que vuestro jefe se entere de donde estáis trabajando ahora, pero a través de un contacto común puede acceder a esa información.

Concluyendo, sí al uso de las redes sociales, pero cuidado con el abuso que se pueda hacer de ellas.

Imagen: Clix
En Pymes y Autónomos | Las redes de contactos profesionales en los procesos de selección de las pymes

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario