Compartir
Publicidad

Los servicios públicos y la competencia a las empresas privadas

Los servicios públicos y la competencia a las empresas privadas
Guardar
11 Comentarios
Publicidad

El otro día veía por televisión una noticia que decía que las guarderías privadas se quejaban de que habían perdido clientes, es decir, niños matriculados, a causa de la crisis y de la competencia del cada vez mayor número de guarderías públicas, y exigían una ayuda a la administración para subsistir.

Mi primer pensamiento como defensor de la iniciativa privada y de la libre empresa, fue que no, que nada de ayudas, que igual que no estoy a favor de que la administración intervenga en nada, tampoco para ayudar. Pero mi idea cambió cuando me di cuenta de que lo que sucede es que estas empresas privadas son víctimas de lo que entiendo competencia desleal.

Me explico, por supuesto que estoy en contra de cualquier ayuda pública a las empresas privadas, pues es obvio que si no quiero que estas tengan obligaciones públicas, tampoco quiero que se den ayudas, pero es que en este caso lo que sucede es que existe otra empresa (la administración pública) que haciendo uso de su fuerza y de su poder entra en el sector y se lleva a los clientes.

Esto me lleva a una conclusión: no se si se debería indemnizar o no a una empresa privada como es la guardería privada, porque otra empresa le hace la competencia, lo que sí se es que a mi entender debería desaparecer esta doble línea entre lo público y lo privado, y que quedase sólo lo privado.

Ahora los de siempre dirán, ¿y qué sucederá con los pobres niños y niñas de padres y madres de pocos recursos que no se pueden pagar una escuela pública si esta desaparece? Que no se preocupen y lean lo siguiente para ver que sus hijos no se quedarían en la calle abandonados por desalmados como yo:

Primero, aquí estoy hablando de las guarderías de escolarización no obligatoria. Y en segundo lugar (pues pienso lo mismo para el resto de etapas de escolarización), siempre se podría a modo de ayuda benéfica, crear líneas que subvencionasen el acceso de estos niños a las escuelas privadas que sus padres no pueden pagar. Pero para ayudarles a ello no hace falta crear una doble línea de empresas, una doble oferta.

En Pymes y autónomos | Yo acuso: es desleal la competencia de las empresas públicas
Imagen | Enric Juvé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos