Sigue a Pymesyautonomos

Banderas

Muchos de los que me siguen en esta tribuna desde ya hace tiempo ya saben cual es personalmente mi ideología tanto en el ámbito social, como en el ámbito nacional, es decir muchos conocen mi defensa del liberalismo y también del nacionalismo de mi tierra. Pero en este caso, el nacionalismo, para el ámbito de los productos que ofrecen las empresas ni lo comparto, ni lo entiendo, ni me gusta.

Es decir, yo no compro un producto porque este fabricado en España o porque sea un producto de Catalunya o porque sea un producto de donde sea, yo compro un producto porque me sirve para la función que me sirve y lo hace con la eficiencia y calidad que busco, me da igual de donde sea.

Digo esto porque últimamente escucho mucho lo de comprar “productos de la tierra”, o bien incluso veo anuncios que temerosos de la globalización y de los (mejores) productos competidores de ellos, se anuncian como favorecedores de la economía española cada vez que se compra su enseña.

A mi me da igual favorecer un país u otro, a mi me da igual que el producto hable un idioma u hable otro, yo lo que busco es que el producto satisfaga mis deseos y me salga rentable. Y si eso puede aportármelo un producto de una empresa catalana con la que a priori me siento más identificado pues bienvenido sea, pero sino es así, encuentro absurdo decir que no me gusta otro producto porque no es de mi territorio.

Y es que un producto será mejor el fabricado por una empresa española, otro producto será mejor el que ofrece una empresa catalana, y otro producto será mejor el que ofrece una empresa canadiense, y yo compro en cada momento el que me conviene, no el de una identidad en concreto.

Y es que si por emociones y sentimientos tuviese que moverme, probablemente compraría cada vez menos productos españoles y catalanes y compraría sólo productos estadounidenses, y no lo hago en todos los casos, pues en cada caso escojo la que considero la mejor opción. Y a veces los productos norteamericanos (o las marcas asociadas a ese país) me los ofrecen y a veces no.

Y eso por no hablar de lo absurdo de hablar de productos “made in donde sea”, pues lo más habitual es que ese producto tan nacionalmente nuestro, tenga un componente fabricado en China, otro en Taiwán, el otro en la Cochinchina, y el otro incluso más allá.

En Pymes y autónomos | Productos de proximidad
Imagen | Toni Villaró

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario