Compartir
Publicidad

La metáfora del pescador impaciente

La metáfora del pescador impaciente
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Rompía el mar a los pies de un joven que, aguantando una caña de pesca, resoplaba como el viento que le azotaba la cara. El sol seguía alto, reflejando su brillo en el nailon mientras un hombre lo miraba de lejos con una sonrisa.

El mar parecía tacaño pues solo le proporcionaba peces minúsculos, aunque este pensamiento desapareció cuando el lejano observador se acercó cargado con un cubo lleno de grandes piezas, despertando su envidia. Esto le molestó menos que la pregunta que le espetó mientras tiraba sus pequeños peces al mar: “¿necesitas ayuda?”

El joven respondió con vehemencia, alzando su voz mientras casi dejaba caer su caña a las rocas: “¿Qué crees que estás haciendo?” No obtuvo mucha respuesta más allá de una sonrisa que le irritó aún más, aunque el sonido de las olas y la brisa parecían intentar calmarle. Pensó en los pequeños peces que acababa de perder y recordó que ya había pensado en dejarlos libres. Por eso había mantenido el cubo lleno de agua, aunque eso no justificaba la reacción del extraño.

El hombre se sentó aunque el joven pescador seguía levantado como si la caña le sostuviera para no propinarle un golpe. Ante este ímpetu, el señor se disculpó y se ofreció a enseñarle a lanzar el nailon, aunque su interlocutor desestimó la idea con otra pregunta: “¿Quién le dice que necesito ayuda?”

Enseñar que se debe aprender

Entonces sintió algo en la caña y tiró fuertemente, haciendo que un pequeño pez saliera violentamente del agua. Apenas tenía el tamaño de un dedo índice y esto le devolvió a una realidad que ya no podía ocultarle al señor, por lo que le ofreció una manera de resolver el conflicto: “Déme uno de sus peces y quedamos en paz”.

El hombre se acercó y le pidió perdón por tirar los peces excusándose en que aquellas crías serían maravillosos ejemplares en el futuro. No sacó ningún pez de su cubo, lo cual fue una respuesta negativa a la propuesta del joven.

  • En realidad pensaba soltarlos… solo quería tenerlos en el cubo para mantenerme con buena moral. Creo que mi enfado es producto de mi torpeza y de algo de envidia – comentó el joven mientras liberaba a su pequeña presa y volvía su vista hacia el cubo de su acompañante.
  • Pescar es algo más que poner carnaza al anzuelo y tirarlo al mar, hay algunas cosas que debes saber.
  • Supongo que necesito ayuda ¿verdad?
  • Tiras el anzuelo muy cerca de la costa y como ves, se trata de una zona rocosa, por lo que es ideal para que las crías se resguarden de los depredadores. Los anzuelos grandes simplemente volverán vacíos ya que pocos peces tendrán una boca lo suficientemente grande y se comerán la carnaza... y eso cuando no se te enrede el nailon en las rocas.
  • Eso me pasaba al principio…
  • Imagino que lo pensaste y que entonces probaste con un anzuelo más pequeño. Los peces comenzaron a picar y, aunque son crías, te “mantienen la moral”, como dices. Eso sí, al final del día te vas con las manos vacías. Necesitas tirar más lejos, pero conociendo un poco la zona. Por ejemplo, allá hay una gran caída bajo la superficie, lo cual es evidente por el color azul oscuro que tiene el mar. Los peces pueden quedar muy por debajo del anzuelo si no lo colocas adecuadamente, además hay que tener cuidado con la pesca de fondo al retirar el peso.
  • Ahora me siento como un tonto. ¿Hacia dónde debo lanzar entonces?
  • Eso ya lo irás aprendiendo poco a poco. De momento deberías aprender a hacerlo.

El hombre agarró su caña y le explicó la técnica que utilizaba. Tras comprender el movimiento que debía describir con la caña y los brazos, el joven descubrió que podía lograrlo mediante una buena técnica y sin ejercer demasiada fuerza. Entonces le repitió la pregunta a su maestro improvisado: “¿Dónde debo tirar? ¿Qué zona es la mejor?

El hombre miró al mar y luego al joven, dibujando una de sus irritantes sonrisas y respondió mientras golpeaba ligeramente la espalda de su interlocutor: “El mayor secreto de un pescador es no mostrar todos sus secretos... y menos con los que comparten su zona. Tampoco te olvides de eso.”.

Se marchó y el joven por un momento se sintió alabado por ser considerado competencia, aunque finalmente entendió que tenía mucho que aprender y que seguramente debería hacerlo solo. Puede que aquello fuera una lección más importante que aprender a pescar.

En Pymes y Autónomos | La metáfora del elefante que olvidó su fuerza, La metáfora del reino que no sonreía, La metáfora de los peces de madera, La metáfora del extranjero y la llegada de la gran tormenta
Imagen | DaveOnFlickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos