La maduración de nuestra idea de negocio debe ser previa a su lanzamiento

Síguenos

business

Llámese ganas de emprender, necesidad de comenzar rápido con un nuevo negocio, o la impaciencia para poder evaluar los resultados de nuestro proyecto empresarial, muchos se precipitan a la hora de comenzar con un negocio al no contar con la maduración suficiente al comenzar una nueva actividad empresarial.

Lo digo porque el diseño de nuestro plan de negocio y de la estrategia que vamos a llevar a cabo es muy importante para su desarrollo futuro, hasta el punto de que muchas de las decisiones que se tomen en un principio condicionarán su desempeño a lo largo de toda su vida-

Bien es cierto que no podemos acertar con todo, puesto que un proyecto empresarial está impregnado de incertidumbre por naturaleza, pero en la medida de lo posible hay que sopesar muchas decisiones antes de su lanzamiento, para concretar todos los aspectos posibles y de este modo tratar de alcanzar el mejor resultado, dejando el menor número de cuestiones al azar.

Algunas de estas cuestiones son: nicho de mercado al que nos vamos a dirigir nuestras acciones comerciales, qué proveedores van a surtirnos de los distintos productos, qué facilidades de pago vamos a ofrecer a nuestros clientes, cómo los podemos fidelizar, asegurarnos de que el producto o servicio que ofrecemos es el adecuado y si su formato es el que mejor resultado nos puede proporcionar, etcétera.

Finalmente, con esta reflexión no quiero enfriar a nadie a la hora de aventurarse con un negocio, sino más bien lo contrario, invitando a reflexionar sobre aquellas cuestiones que a priori pueden resultar accesorias pero que cuentan con un gran impacto a futuro, con el objetivo de lograr los mejores condicionantes que catapulten nuestro negocio a la caza de los mejores resultados.

En Pymes y Autónomos | Siete cosas básicas para montar un negocio
Imagen | business


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios