Compartir
Publicidad

La inminente Ley de Emprendedores: expectativas y dificultades

La inminente Ley de Emprendedores: expectativas y dificultades
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Ya se puede decir que estamos a tan solo unas semanas de la articulación definitiva de la denominada como Ley de Emprendedores, una norma que en esencia tratará de dinamizar el emprendimiento 'made in Spain', limar las diferencias regulatorias que existen entre las distintas regiones españolas que tanto traen de cabeza al empresario que inicia una expansión dentro del territorio nacional, reducirá los trámites burocráticos, permitirá conseguir un ahorro fiscal a los autónomos que contraten a al menos un trabajador, e incluso facilidades financieras.

Como pueden apreciar estas medidas son muy positivas y sin lugar a dudas impulsarán a aquéllos empresarios que ya tienen una actividad y a otros que aún no han salido al mercado a poner sus ideas en marcha, con efectos trasversales muy positivos para la economía del país y la competitividad. En definitiva, algo que estaban esperando  muchos emprendedores que no se lanzaban por los elevados impedimentos, pero según lo anticipado hasta ahora adolece de una carestía importante, la financiación.

Aunque es cierto que existen muchos negocios, no ligados a internet y al comercio online necesariamente, que no necesitan de una gran suma de dinero para iniciar la actividad, echo en lo adelantado hasta ahora una mención  a la financiación subordinada y a los convenios de financiación público-privada a los que los emprendedores puedan acogerse, puesto que el acceso al crédito sigue siendo el principal problema para aterrizar una idea empresarial.

Al margen de esta salvedad dicha ley se presenta como una gran oportunidad para acabar de una vez por todas con el principal problema de orden macroeconómico del que adolece la economía española, el desempleo. Fomentando el autoempleo como una poderosa alternativa a la caída de las contrataciones (que según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) se estima que si los tres millones de autónomos que hay en España contratasen a un solo trabajador, el desempleo podría reducirse al 7% de la población activa), con efectos indirectos muy positivos sobre el propio mercado de trabajo si tenemos en cuenta las contrataciones potenciales que se desprenden de las distintas actividades a desarrollar.

En Pymes y Autónomos | Los negocios de toda la vida no siempre cierran por la crisis Imagen | emprendedor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos