Síguenos

Educacion

Esta mañana al abrir al entrar por primera vez en mí perfil en el Facebook he tecleado como en otras muchas ocasiones unas palabras para aportar una opinión mía a la red, como en muchas otras ocasiones mí entrada a causado reacciones, pero una de las reacciones que ha causado por medio de un comentario que me han insertado me ha hecho reflexionar y ha dado pie a este articulo.

Una de las personas que ha comentado mis palabras lo ha realizado con una dureza bastante elevada, pero la clave está en que en el comentario para referirse a un tercero a puesto una palabra en forma de insulto, evidentemente una vez lo he detectado, le he invitado a borrar el comentario y volverlo a insertar idéntico pero sin la palabra ofensiva con el bien entendido que de no realizarlo en mi muro ante todo se exige educación y se lo retiraría yo como lamentablemente así he tenido que hacer, pero más allá de todo ello me ha hecho pensar sobre como personas, pero siempre como profesionales o empresa la corrección y la cordialidad esta o debe de estar ante todo.

Si queremos ser una empresa o un profesional respetable además de que ofrezcamos un producto o servicio técnicamente bueno o de calidad, aun más decisorio será que lo ofrezcamos ya no solo con un impecable servicio al cliente sino que este servicio sea en todo momento altamente cordial, respetuoso y educado, pues el mejor producto o servicio puede ir al traste no por no ser simpáticos, pero si por ser ofensivos o groseros.

Al cliente, pero tampoco a ninguna otra persona o ente que nos rodee, bien sean proveedores, competidores o cualquier parte de la sociedad que entre en contacto con nosotros hemos de mantener un escrupuloso y respeto, solo dese esa postura de extremada cordialidad y educación nos haremos ganar el respeto y el valor como excelentes profesionales.

En muchas ocasiones esto nos será difícil de cumplir, ante clientes morosos, clientes que nos sacan de nuestras casillas, competidores que nos faltan o proveedores que no cumplen nos puede salir la flema o hacer que perdamos los nervios, craso error en todos los casos, nuestra línea de excelencia la hemos de mantener siempre sin caer nunca en el nivel de los demás. Y que conste respeto y educación no significa servilismo, ni aguantar los golpes o poner la otra mejilla, educacion, cordialidad y respeto significa ser todo lo duro necesario sin por ello ofender o faltar el respeto a nadie, pues al contrario de lo que muchos piensan si nosotros nos bajamos al nivel de ofensas, por mucha razón que tengamos en nuestros motivos y reivindicaciones la perderemos o la veremos manchada por nuestra actitud.

Y reitero la confrontación se puede y se debe producir, es mas incluso nos encontraremos con otros casos (y esta tribuna en la que un servidor escribe es un buen ejemplo pues muchas veces mis artículos generan controversia y debate) en los que las posturas sean ya no solo diferente, sino enfrentadas, en todos esos casos se puede y se debe expresar y defender sin moverse un milímetro la postura de cada uno, pero siempre sin caer en la descalificación, el que haga eso habrá perdido toda autoridad moral por muy buenas que fuesen sus argumentaciones.

Un último detalle de esto que digo y que en muchas ocasiones la gente no entiende, yo por ejemplo como profesional son muchas las ocasiones que he ido a negociar con la parte contraria de mi cliente, nos hemos sentado en una mesa y hemos debatido, discutido, enfrentado, cerrado pactos o roto negociaciones, incluso nos hemos atacado o hecho los enfadados con el que para la parte contraria representaba mi puesto, pero nunca nos hemos descalificado…¿y lo mejor?, cuantas veces ese enfrentamiento solo es un papel profesional, cuantas veces y una vez fuera de la mesa de negociación donde nos hayamos batido nos hemos ido a comer o cenar juntos, como personas, no como profesionales.

En Pymes y autónomos | Cosas que ocurren cuando se cabrean los clientes
Imagen | jlmaral

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios