Compartir
Publicidad

La crisis que te intentó poner de rodillas

La crisis que te intentó poner de rodillas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estoy seguro de que somos muchos los que ya estamos cansados de esta larga crisis que nos ha mantenido en la oscuridad durante los últimos 4 años. Y es que cuando parece que vamos a recuperarnos, llegan nuevos elementos que hacen que todo vuelva a empezar.

Poco a poco nos acostumbramos a lo que parece inevitable y caemos de rodillas para recibir cómodamente los golpes. Siguiendo las teorías de J. B. Rotter y Murly, nuestro locus de control podría estar pasando a ser externo, impidiendo que nos sintamos capaces de dominar nuestro destino y llevándonos hacia la rendición causada por una situación prolongada en el tiempo. Sin duda un escenario dramático para la mentalidad emprendedora.

La crisis contra el locus de control interno

El locus de control interno se puede traducir como "autocontrol", es decir, como el pensamiento de que nuestros actos definen nuestros resultados y que por tanto, podemos interferir en nuestro destino. Cuanto más ajeno nos resulte el locus, menos control sentiremos que poseemos sobre una situación determinada y, por tanto, menos nos implicaremos con las soluciones.

Ante una crisis tan larga y profunda como la que vivimos, el locus general (refiriéndonos al de una mayoría de los españoles) podría ser cada vez más externo: "dependemos de Europa", "es por la crisis", "a ver si lo arregla el PP", "necesitamos subvenciones", "nadie nos representa", "es culpa del gobierno", "los mercados nos tienen contra las cuerdas", etc...

Más allá de que algunas razones puedan ser verdad, el peligro de este hecho es evidente, pues si los problemas no tienen relación directa con nosotros, tampoco lo tendrán las soluciones, de modo que nos abandonamos a la suerte y a los designios ajenos, convirtiéndonos en figuras pasivas... en parte del problema.

Siguiendo con el planteamiento psicológico, estaríamos cayendo en la indefensión aprendida. La crisis nos ha enseñado a encajar los golpes y a asumirlos con normalidad. No podemos pararlos, no podemos huir, solo podemos tragar ¿solo podemos tragar?

Y ya está bien de dormir sin soñar

Abre los ojos y mira tus manos ¿siguen ahí?. Ahora mira a los demás y no te asustes si, entre las sombras, los ves de rodillas y con los ojos cerrados, dormidos por una noche demasiado larga y agotados por un maltrato incesable. Ponte de pie y piensa. La imaginación sigue ahí y no solo sirve para imaginar un mundo mejor, sino para transformarlo.

"Tonterías" dirá alguno... pero yo solo pido que durante unos minutos al día te llenes de energías y pienses la manera de hacer realidad tus deseos. ¡Piensa que eres capaz! No pierdas mucho tiempo en ver la meta, concéntrate en el camino. ¿Recuerdas? Si, es lo que nos convierte en emprendedores y lo que nos diferencia de los que solo sueñan.

No te rindas, eso es lo más sencillo. Grita lo que necesites, pero aprende del error y asume que podías haber hecho algo diferente. Nunca te veas como una víctima, asume culpas y responsabilidades, plantea soluciones y actúa con valor.

La oscuridad es total y la noche muy larga, pero si un día amanece, los que podrán ver el espectáculo serán los que mantenían sus ojos abiertos. Puede que entonces te sorprendas al ver que te has vuelto más fuerte que nunca mientras otros han olvidado cómo ponerse de pie.

En Pymes y Autónomos | No aprender a perder y no olvidar cómo se gana, La metáfora del elefante que olvidó su fuerza Imagen | Vige

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos