Compartir
Publicidad

El futurible TLC entre la UE y Marruecos entraña riesgos para las empresas españolas

El futurible TLC entre la UE y Marruecos entraña riesgos para las empresas españolas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Unión Europea y Marruecos se encuentran en negociaciones avanzadas respecto a la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) que les permita a las dos áreas económicas incrementar el volumen de intercambios comerciales. Dentro de este proceso se atisban distintos juegos de fuerzas que lleva a unos agentes económicos a ganar y otros a perder.

En el caso de las empresas españolas, creo que aunque nos beneficiaremos de las bondades del incremento de nuestras relaciones comerciales, ya que también incrementará el grado de profundidad en el que nuestras empresas pueden penetrar en el mercado marroquí, supone un gran riesgo para las empresas que compiten en los mismos sectores económicos que los marroquíes, como es el caso de las actividades pesqueras y hortofrutícolas.

Especifiquemos las particularidades dentro de cada caso:

  • Empresas pesqueras: el principal riesgo que aprecio es el relativo al asunto de las cuotas pesqueras, ya que actualmente, en los acuerdos bilaterales entre las dos jurisdicciones prima el concepto de cercanía, y ahora estas podrían abrirse de tal modo que la asignación de las mismas se hagan de acuerdo a criterios extraterritoriales. Por otro lado, las empresas españolas pueden ver que con la derogación de las aduanas los precios de los productos pesqueros pueden caer en picado, ya que el mercado europeo ya no discriminaría entre el producto manufacturado por armadores comunitarios y los marroquíes, comportando un riesgo enorme para la sostenibilidad del sector

  • Empresas agrícolas: en los últimos años se ha incrementado el tono de las protestas de los agricultores españoles, debidas a la introducción por parte de Marruecos de productos de huerta a precios mucho más baratos, con una gran acogida en el mercado europeo en un entorno de crisis, que prima más que en cualquier otra época a la variable precio. Por lo que la materialización de este acuerdo podría ser un gran acicate para nuestras empresas agrícolas, a las que se les sumaría un nuevo frente contra el que competir

No es que sea un fan de las medidas proteccionistas, pero en este caso nos encontramos ante dos tipos de productores que no compiten en igualdad de condiciones, sin las mismas condiciones de trabajo, exigencias fiscales ni burocráticas, ni por supuesto, con los mismos estándares de calidad. Por lo que se ha de tener mucho cuidado en la articulación de este tipo de acuerdos, para que esta competencia que podríamos calificar de 'desleal' no provoque tirar los precios y los márgenes de un sector tan tradicional como el agropecuario, vendiéndolo al mejor postor, solo por el hecho de que algunos países europeos lo vean como una oportunidad de abastecimiento mucho más barata.

En Pymes y Autónomos | El caso del queso 'payoyo': aprovechando los recursos locales sin recurrir a plataformas foráneas
Imagen | jinax

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos