Da igual cómo lo llamen, las cosas se van a poner más difíciles y hay que prepararse para ello

Sigue a Pymesyautonomos

cuesta-arriba.JPG

Ayer comentaba qué consecuencias tendría para autónomos y pymes el rescate que se anunciaba. Ahora, una vez que se ha confirmado (da igual como lo quieran llamar) lo que hay que tener claro es que las cosas se van a poner más difíciles y hay que prepararse para ello.

Comentaba ayer que había dos alternativas, la intervención del país o sólo en el sistema financiero. Finalmente se ha optado por el segundo pero eso va a afectar, aunque lo nieguen, a la situación del país y, por ende, de la actividad empresarial. Hay que destacar que la UE da “una linea de crédito” a España para que la utilice para sanear el sistema financiero, pero España es quien recibe el dinero y quien se compromete (o avala) a la devolución del capital y de los intereses correspondientes.

Lo más seguro es que esa inyección de capital que se va a otorgar a los bancos no servirá para que fluya el crédito y, por tanto, no facilitará la financiación de las empresas. Si, supuestamente, sólo el 30% del sistema financiero necesita acudir a ese crédito y el otro 70% está sano debería haber crédito suficiente en la actualidad, lo que no es cierto.

Además la experiencia nos dice que esas “inyecciones” de liquidez no ayudan a que se facilite el acceso al crédito. El BCE ha dado “barra libre” de liquidez a los bancos durante meses y eso no se ha notado en la financiación de las pymes, el FROB ha inyectado liquidez en muchas (¿demasiadas?) entidades financieras hasta ahora y tampoco ha servido de nada. ¿Por qué iba a ser distinto ahora?

¿Qué es lo que nos espera a partir de ahora? Las cosas se van a poner más difíciles y ante eso sólo queda trabajo, imaginación, busqueda de oportunidades, mirar al exterior y redoblar el esfuezo ante la dificultad. Que nadie espere ayuda, lo que se consiga dependerá de lo que uno se plantee y de los medios que ponga para realizarlo, será más difícil pero no hay otro camino.

Planificar la actividad de la empresa en un escenario negativo, gestionar bien los recursos y buscar siempre la manera de ganar competitividad y de ampliar la cuota de mercardo. No hay otra receta, en un entorno de prosperidad o de recesión, con crisis o sin ella, esa es la tarea del empresario y que cada palo aguante su vela.

En Pymes y Autónomos | La financiación no llega a la pyme española… ¿y a las europeas?
Imagen | Arkangel

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario