Bases de datos, tesoros ocultos

Sigue a

datos

A veces los números no nos dejan ver el valor de las cosas. Estamos obsesionados por el valor de nuestros activos, por nuestros costes, por la facturación. Todo mensurable, todo medible en dinero, en euros o en otra divisa. Y sin embargo muchas veces no se repara en el mayor tesoro oculto de las organizaciones.

No digo que haya que estar adorándolo como Gollum con su anillo, pero casi. El activo del que os voy a hablar no figura en nuestros balances valorado (casi nunca), y sin embargo marca la diferencia entre competidores. Diríamos que en buena medida está hecha de la materia con la que se construyen las empresas. ¿A qué me refiero?

Os recomiendo la lectura de este post de Dirección Comercial Blog, que defiende que las bases de datos deberían estar valoradas en las empresas. No voy a entrar en los motivos por los que no es así (salvo su valoración como parte del fondo de comercio al adquirir una sociedad, por ejemplo), pero le doy plenamente la razón.

Las bases de datos de las empresas, la información sobre clientes, proveedores, trabajadores, productos, etc con las que se traba son pura gasolina empresarial. Especialmente las artesanales, aquellas que hemos construido con años de trabajo, con nuestro celo, dato a dato, experiencia a experiencia. El único lugar donde dichas bases de datos carecen de valor es en el activo de la empresa.

Os recomiendo que le deis una vuelta a dicha idea, que valoréis ese activo y que lo tratéis como se merece. Pensad e intentad cuantificar los retornos que os genera, la rentabilidad que obtenéis del mismo, así como el mantenimiento e inversiones que se merece.

Vuestro activo invisible, vuestro tesoro, es vital en la competencia entre empresas en la sociedad del conocimiento.

Vía | Dirección Comercial Blog
En Pymes y Autónomos | ¿Le sacamos partido a nuestras bases de datos?, Cómo se accede a la información mercantil pública de cualquier empresa
Imagen | mortsan

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios