Compartir
Publicidad

La eficiencia del trabajador es muy positiva, ¿por qué no alcanzarla?

La eficiencia del trabajador es muy positiva, ¿por qué no alcanzarla?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Una de las discusiones más controvertidas que tienen lugar entre los trabajadores, y en especial, entre los asalariados españoles, es la eficiencia en el trabajo. La eficiencia que redunda en la eficacia, entendida como la capacidad organizativa que muestra un trabajador para realizar un trabajo excelente con el menor coste de recursos posibles, contemplando costes en sentido amplio (materiales, horas de trabajo, recursos tecnológicos, etcétera).

Esta actitud, a pesar de la gran cantidad de beneficios que presenta, entre los que se destacan la mejora de los resultados de la empresa y una mayor calidad de vida para los empleados, puesto que podrían destinar menor número de horas a trabajar disfrutando de más tiempo de ocio, presenta evidentes problemas para llevarse a cabo.

En mi opinión, los condicionantes que nos llevan a no ser eficaces tienen que ver con cuestiones culturales, porque curiosamente siempre hay menos predisposición a ser eficaz que a no serlo. Adicionalmente, también es posible que muchos empresarios españoles sigan confundiendo la calidad con la cantidad en el trabajo, tendencia que afortunadamente cada vez es más errática, pero que aún lastra la productividad en muchas empresas, sobre todo en aquéllas en la que la producción o los resultados son menos mesurables.

La eficacia no significa hacer grandes cosas, puede ser sencillamente una mejor organización, una comunicación más fluida entre los departamentos de la organización, o sencillamente ser un poco más valientes con lo que se conoce como 'creatividad responsable'. ¿Si nos cuesta tan poco, por qué no lo hacemos?

En Pymes y Autónomos | Los factores de excelencia productiva en España
Imagen | eusoufamecos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos