Burt Munro: si quieres, es posible que puedas

Síguenos

Hoy a la mañana, mientras iba en el coche, escuchaba al accionista y gerente de una empresa de tamaño y medio en la radio. Se trataba del típico espacio radiofónico en el que se abren los teléfonos para la participación de la audiencia. Era impresionante la desesperanza y soledad que transmitía. Y además de crudo, muy crudo, me era muy familiar. Es muy duro ser un empresario, jugarte tu patrimonio y el de tu familia, y notar como lo tienes toda en contra. No se trata de que te ayuden. Se trata de que simplemente no te joroben.

Además de capacidad técnica, de visión de negocio, de posibles financieros, de buenos contactos, etc…además de todo éso, el empresario (y muchos otros profesionales en el ámbito de la empresa) debe contar con una fuente de motivación de interna, con una pila de adrenalina y endorfinas de tamaño descomunal. De otro modo es muy difícil que salga adelante en este entorno nuestro.

Por ello, para cargar esa pila, creo conveniente que veáis una película, muy pco conocida, que tiene a Anthony Hopkins como protagonista. Se trata, y eso es lo bonito del asunto , del Biopic acerca de la vida de Burt Munro, el actual titular del record de velocidad en motocicletas hasta 1.000 cc. Pero lo grandioso de Burt Munro: una sueño, una leyenda, es que apenas le resulta necesario exagerar los rasgos positivos del personaje para engrandecerle. Los datos reales de su biografía hablan por si solos:

  • Estaba obsesionado por la velocidad, compro una vieja moto que estuvo arreglando y perfeccionando personalmente durante decadas. Una pasión absoluta encaminada a batir el record mundial de velocidad en las pruebas que se celebraban en EEUU.
  • Con 68 años (si, con 68 años) parte de Nueva Zelanda y cruza medio mundo para llegar a EEUU, acompañado por su moto. Aparte de la dureza del viaje, se encuentra con que al no estar preinscrito tiene que forzar, a base de buen rollo y positividad, su participación en las pruebas.
  • Este abuelo bate el record mundial, ese año, y los 8 siguientes. O sea, con 77 años (y problemas cardíacos) se marca más de 300 kilometros por ahora a bordo de una Indian.

Yo no se vosotros, pero con toda esa ristra de obstáculos, otro se hubiese rendido antes de empezar

Pero Munro no. Ni los escasos medios, ni las enormes distancias, ni sus evidentes limitaciones físicas, ni las trabas burocráticas….nada, absolutamente nada le detuvo. La película es una plasmación absoluta de aquello que (malamente) nos quiso transmitir Louis van Gaal: siempre positivo, nunca negativo. Hay un viejo refrán árabe que dice: si tiene remedio, ¿de que te quejas?, y si no tiene remedio, ¿de que te quejas?

Es imposible que logres algo si no pones toda la carne en el asador. De hacerlo, si confías en ti mismo, tus posibilidades crecen muchísimo.

Ánimo y ved la película.

Más Información|Blog de Cine, Motorpasión
En Pymes y Autónomos|La quema de naves como fórmula de motivación
Enlace|Video original YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios