Una cosa es la fachada y otra el interior

Síguenos

publicidad

En la sociedad en la que vivimos es muy importante la imagen (fachada) con la que nos presentamos al mundo, y así lo han entendido las empresas con el objetivo de causar la mejor impresión a sus clientes y no clientes. Por suerte, en la mayoría de los caso si la fachada de una empresa es buena, resulta buena su configuración interior, pero todos sabemos que existen casos en los que no es así.

En estos casos, la organización realiza unos esfuerzos tremendos en reforzar su imagen exterior, gastando ingentes cantidades económicas en campañas publicitarias, certificaciones sectoriales, e incluso en premios de dudosa objetividad.

Lo grave de este asunto es el hecho de que se detraen unos importantes recursos económicos desde partidas más necesarias para el día a día de la empresa, e incluso fundamentales para su desarrollo futuro empresarial, al primar la importancia de una foto a la de la mejora interna de nuestro negocio.

Tal vez lo que lo motiva es el pensamiento cortoplacista de la gestión empresarial, en el que se anteponen las ganancias y resultados inmediatos a los que se consiguen en un mayor plazo, lo que nos hace correr un tremendo riesgo en términos de modelo de negocio, de eficiencia y incluso de la gestión económico-financiera de la empresa.

En Pymes y Autónomos | Campañas de publicidad callejera, ¿no hay alternativas mejores?
Imagen | ofernandezberrios


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario