Prestar apoyo a empresas extranjeras también es internacionalizar

Síguenos

bus

En estos tiempos de crisis resulta muy complicado encontrar sectores de actividad que estén experimentando una ‘época dorada’, sectores que desoyendo al resto se posicionan muy atractivos para acaparar la inversión productiva y capitales hambrientos de golosas rentabilidades.

Uno de estos sectores es el sector exterior, y dentro de este, el asesoramiento técnico y los servicios de consultoría que se prestan a empresas de fuera de nuestras fronteras en asuntos tan diversos como administración pública, legislación, economía española, etcétera. Aunque estos servicios requieren de formación especializada, bien es cierto que han compensado en parte la caída de la facturación de otras áreas de negocio dentro del mundo de la consultoría, en un proceso que se ha posicionado como muy atractivo para un amplio conjunto de profesionales.

Para poder lanzarnos a este negocio en primer lugar debemos conocer a nuestros clientes, saber lo que busca, intentar comprender su filosofía de inversión y por supuesto, su cultura. Para de este modo anticiparnos a algunas de las cuestiones e intentar trazar el proyecto al mismo tiempo.

Este negocio, como tantos otros, no se empuja por sí mismo aunque tenga una demanda importante, porque los inversores extranjeros contratarán el proveedor de servicios que mayor valor añadido sea capaz de ofrecerles. En este sentido juega un papel estelar dos factores, por un lado la capacidad de diferenciarnos de nuestros competidores, y por otro la habilidad que manifestemos en cuanto a nuestra capacidad de respuesta. Habilidades que pueden aportarnos muchos beneficios al tiempo que mejoramos la presencia de nuestras empresas en el extranjero con una internacionalización de alto valor añadido.

En Pymes y Autónomos | ¿Cómo reducir el riesgo de tipo de cambio en las exportaciones?
Imagen | business


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario