Desigual, o como una publicidad sexual y polémica acabará siendo exitosa

Sigue a Pymesyautonomos

Hoy por la mañana, mientras estaba revisando el timeline de mi Twitter, vi más de un tuit que hacía referencia a la nueva campaña publicitaria de la marca de ropa Desigual, llamada Tengo un plan, y no precisamente para elogiarla si no más bien para criticarla.

¿Cuál ha sido el problema? Desigual ha recurrido al sexo explícito para promocionar su nueva campaña de ropa, y muchos usuarios de las redes sociales lo han visto como una práctica machista y denigrante hacia la mujer. No voy a entrar en este tipo de debates pero, lo que es seguro es que a Desigual le han hecho la campaña los usuarios de Internet.

Comencemos por el principio. Una mujer probándose diferentes prendas y lanzando al aire sus pensamientos sexuales, preguntándose cómo va a hacer para tirarse a su jefe. La empresa lo publicita en un medio de comunicación de gran difusión y a partir de ahí el marketing viral hace el resto.

De hecho, no es la primera vez que una empresa trata de conseguir un proceso de autorreplicación a través de las redes sociales. Recordemos la campaña de Loewe, en la que se podía ver a doce jóvenes despreocupados vistiendo a la moda, y diciendo frases como me bajo del avión, me pinto, me visto y ¡pumba! ya estoy. Loewe fue Trending Topic en Twitter y recibió multitud de comentarios durante esos días, aunque la mayoría eran negativos.

O la última campaña de Idealista, en la que se pueden ver varias parejas de jóvenes haciendo el amor en un coche. Esta campaña, aunque en mi opinión fue realmente brillante, se topó con un problema: era tan explícita que muchas cadenas de televisión se negaron a emitir el anuncio. Aún así, fue todo un éxito en Internet.

Sin embargo, no todos los virales pueden ser beneficiosos para la marca. Si bien todas las empresas ansían el nuevo santo grial del mundo del marketing y la comunicación, el vídeo viral, no siempre repercute de forma positiva en la empresa. De hecho, muchos de ellos pueden resultar un fiasco si las críticas afectan a la reputación de la marca. No todo vale para convertir nuestro vídeo en la gran novedad del año.

Además, cabría preguntarse si queremos vincular nuestra marca con los valores que se muestran en el vídeo. Si no es así, después es muy complicado hacer cambiar la percepción de nuestra marca a los usuarios. Parece que Desigual ha apostado por esta polémica campaña, que pase lo que pase, ya ha sido todo un éxito en las redes sociales. Ahora, habrá que ver cómo afecta a su imagen de marca.

En Pymes y Autónomos | La marca, por sí misma, no es suficiente

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios