Compartir
Publicidad

Cuidado con las "quejas" de los trabajadores en Internet

Cuidado con las "quejas" de los trabajadores en Internet
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Las redes sociales no las carga el diablo, somos nosotros los responsables de nuestros actos. En Linkedin, una de las redes profesionales más reconocidas, no encajan ciertos comentarios que pueden perjudicar tanto al prestigio personal, como el de la empresa a la que pertenezca el trabajador.

Hace unos días, una responsable de Recursos Humanos, vertió una queja sobre esos desempleados que acuden a una entrevista antes de tiempo. No más tarde, sino antes. ¿Resultado? Unos mil comentarios en contra de su reflexión en voz alta.

Cuando leí el comentario de esa sufrida trabajadora que debía atender a un entrevistado una hora antes y narrando los problemas que había supuesto para toda la plantilla que ese señor llegara pronto, no di crédito.

Pero, no fui la única que pensó que aquello no podía ser cierto. Una empleada cuya función es entrevistar a posibles candidatos, se lamentaba de la excesiva puntualidad y de la falta de respeto a los trabajadores de su empresa por parte de esa persona.

¿Cuándo falló el plan de comunicación en esa organización? ¿Cómo se puede permitir hacer tanto daño a una empresa de reconocido prestigio, permitiendo "lamentos" de este calibre?

Han pasado unos días y no he leído disculpa alguna por parte de la susodicha reclutadora ni por parte de la empresa a la que pertenece. Y día a día, son más los que opinan que ese comportamiento no es correcto, ni humano ni sensible hacia los que hayan decidido acudir a esa entrevista.

Las lecciones y reproches que está recibiendo van en aumento. Tanto por el contenido del mensaje como por el tono. Casi parece una molestia el tener que llevar a cabo su trabajo. Lo que deja en mal lugar a la empresa y a esta persona.

Antes de escribir algo en una red social, sobre todo en una del perfil de Linkedin, contemos hasta diez. Y si ya hemos errado, al menos, ofrezcamos unas disculpas si tanta gente se ha dado por aludida y demuestran su indignación. Dejar pasar los días, o las semanas no harán más que incrementar los comentarios negativos y fortalecer una pésima imagen de la empresa.

En Pymes y Autónomos|Linkedin, el escaparate favorito de las empresas

Imagen|Isabel Iborra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad