Sigue a

Cliente

Ganar un cliente es relativamente difícil, pero perderlo es extremadamente fácil. Así, con esta máxima, es como se podrían definir las relaciones comerciales que se establecen entre empresa o profesional y cliente. Entonces así, con esta máxima es con la que deberían trabajar las empresas para no perder a sus clientes, y no siempre es así.

Hace muchos años, desde los inicios que tengo Internet en casa siempre tengo la misma compañía de telecomunicaciones que me ofrece el servicio. Una compañía y un servicio del que me siento satisfecho y que me da confianza, y del que siempre he renunciado a cambiar de compañía por muchas otras ofertas que me hayan hecho.

Lo curioso, es que recientemente, dicha compañía, que siempre ha gozado de mi estima y fidelidad casi me pierde como cliente. Pero lo realmente curioso del caso, es que si me llega perder no era por culpa de la competencia o de algo externo a la empresa, ¡era porque la misma empresa me empujaba con sus infantiles errores a tener que buscar una alternativa!

Yo, precisaba de un servicio superior y lo solicite, por esos misterios de la vida que solo suceden en este tipo de empresas, dicho pedido desapareció y nadie me venía a instalar mi nuevo servicio. Así, que yo fiel y disciplinado, llame y llame, hasta que finalmente encontraron una solución.

Sin duda este es un buen ejemplo del como por una mala gestión se puede perder un cliente que a priori no tiene ninguna intención de irse. Pues obviamente no todos los clientes están dispuestos a llamar y llamar, a moverse para solucionárselo, y es que la verdad no tienen porque hacerlo, pues lo más lógico sería que se buscasen una alternativa rápida y lo más fiable posible.

En Pymes y autónomos | ¿Mantener o captar clientes?
Imagen | *L*u*z*A*

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario