Compartir
Publicidad

Y a la vuelta de vacaciones limpieza de correo, así se pierde la primera mañana

Y a la vuelta de vacaciones limpieza de correo, así se pierde la primera mañana
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Volvemos de vacaciones, encendemos el ordenador ponemos usuario y contraseña, vamos a por un café. Esta puede ser la rutina habitual de muchos empleados el primer día de septiembre. Seguramente nos hemos entretenido un poco más contanto cómo nos han ido los días de descanso a algún compañero. Y no sentamos delante de la mesa y comenzamos a revisar el correo electrónico tras las vacaciones.

Y en esta tarea lo más probable es que se nos vaya la mañana del primer día tras la vuelta de vacaciones a poco que nos esmeremos. Hemos sido disciplinados y nos tomamos en serio lo de desconectar del trabajo. Entre el tiempo que tarda en descargarlo, la avalancha que supone tener la bandeja completa y el miedo a que se nos pase algo por alto, lo más probable es que como mínimo la primera parte de la mañana se haya pasado. Claro que existen algunas alternativas para evitar que esto sea así, para lo que tenemos que tener en cuenta algunas cuestiones:

  • Si llega por correo no es urgente, seguramente si se tratara de algo crítico habrían llamado por teléfono o contactado con alquien más en la oficina. Además para eso dejamos un mensaje de fuera de la oficina avisando de tal circunstancia.

  • Reúnete cinco minutos con la persona que te hacía de backup para que te ponga al día rápidamente de algunos temas pendientes y establecer prioridades.

  • No tengas miedo a trabajar con la bandeja de correo llena, una vez que hayas despachado los asuntos más importantes podrás dedicarte a limpiar la bandeja tranquilamente.

  • Ocúpate de contactar con los principales clientes e indicarles que te pones de nuevo a trabajar y que estás a su disposición.

  • Trabaja en tareas productivas. Haz algo que requiera un mínimo de concentración para al menos mermar la cantidad de tareas que puedes tener acumuladas.

Con todo más ordenado será el momento de utilizar esas últimas horas de la tarde, cuando estamos más cansados y nos pesa la vuelta para clasificar ese correo pendiente y ordenar nuestra bandeja.

En Pymes y Autónomos | Volver al trabajo y ver que contestar correos desde la playa no sirvió de nada

Imagen | olgaberrios

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos