Sigue a

Toda mi vida he pensado que los incentivos extrínsecos son importantes. Quizás no al nivel de los intrínsecos, de la automotivación, del sentido de pertenencia, etc, pero sin duda he creído que eran necesarios. Pero cuando uno ve vídeos como el Tom Wujec y su experimento de las torres de malvavisco se lo cuestiona, al menos para ciertas labores. ¿Funcionan los incentivos económicos para tareas creativas?

En la charla de Tom Wujec, apasionante también por otro motivos, se planteaba que si las personas o grupos no comprendían el problema, si sus habilidades eran bajas, los incentivos económicos eran contraproducentes. En sentido contrario, para grupos preparados, orientados a la tarea, suponen un estimulo que facilita consecución de los objetivos. Pero hay quien lleva la apuesta más lejos, y no lo ve tan claro.

Dan Pink recurre a una serie de experimentos para demostrar su tesis de que tareas creativas e incentivos no casan bien, que los incentivos económicos son contraproducentes más allá de las labores mecánicas y repetitivas, que no sólo no ayudan, sino que dificultan el trabajo. Y recordemos que las tareas creativas son la esencia de los puestos de trabajo más cualificados.

Me hace gracia cuando Pink insiste en presentar los experimentos como hechos, obviando que lo que está explicando es una interpretación de los hechos, que es algi muy distinto a los hechos en si. ¿Funcionan las recompensas en el mundo empresarial igual que en los experimentos?, ¿si las recompensas son un bonus, dónde esta el malus en las pruebas?

Si que creo que hay elementos en ambas presentaciones a tener en cuenta. Los incentivos deben orientarse a lo que deseamos, deben potenciar aquello que buscamos y no deben contribuir a ocultar lo que estamos buscando. Una política de incentivos no es inocente y tiene consecuencias.

Además, cuanto más creativo sea un individuo, necesitará motivaciones más complejas, más intrínsecas. Pero de ahí a pensar que a los creativos no se les debe dar una parte considerable de la tarta empresarial me suena a magufada destinada a recortar los ingresos de los que sostienen el negocio, dándoles a cambio una ración de humo.

Y es que Dan, el creativo igual no quiere un bonus, igual quiere sentirse reconocido con una palmada en la espalda….y una parte de las acciones de la empresa (¿que es un intrínseco con una valor extrínseco más que aceptable?)

¿Qué opináis al respecto?

En Pymes y Autónomos | El liderazgo eficaz, clave para recuperar la motivación en esta crisis, Mantener la motivación

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario