Compartir
Publicidad

Siete fundamentos para una correcta dirección empresarial

Siete fundamentos para una correcta dirección empresarial
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No existen las recetas mágicas para una correcta dirección empresarial, cada negocio o cada compañía es un mundo e incluso la situación de la empresa varía constantemente, según las circunstancias. Dirigir una empresa implica relacionarse con personas (trabajadores, clientes, proveedores, etc.) y las personas no reaccionan o se comportan igual en todas las situaciones.

Por eso no podemos tomar una actitud predeterminada para afrontar la tarea de dirigir, sin embargo sí hay una serie de fundamentos que nos pueden ayudar a afrontar esa tarea.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la tarea de dirigir requiere un constante aprendizaje. No debemos de conformarnos con los conocimientos que nos han llevado a dirigir nuestro negocio, nuestro sector y el mundo empresarial están en continuo cambio y debemos aprender a cambiar con ellos.

Como consecuencia de lo anterior, tenemos que ser conscientes del gran volumen de información que tenemos que manejar. Por eso debemos procurarnos los mejores sistemas que nos permitan obtener datos de nuestra organización y del entorno y que pueden afectar al desarrollo de nuestra actividad.

En tercer lugar, debemos tener clara la política de la empresa, los valores que queremos transmitir, y alinerarla con nuestra estrategia. No es admisible que esos valores que la compañía quiere representar no se correspondan luego con las acciones que la misma pueda llevar a cabo para lograr sus objetivos.

La estructura de nuesta organización ha de ser la adecuada para llevar a cabo esas acciones. Es importante componer un equipo que permita ejecutar esas estrategias, teniendo en cuenta que componerlo supone encontrar a las personas adecuadas y generar y mantener entre ellas un ambiente y unas condiciones de trabajo que contribuyan a su mejor funcionamiento.

Es importante buscar la colaboración con el entorno de la compañía, muchos de los pasos que debemos dar para el desarrollo de nuestro negocio son muy complicados, por eso debemos buscar coaliciones que nos permitan recorrer mejor el camino hacia nuestros objetivos. Por supuesto eso requiere estar abiertos a aportar nuestra colaboración cuando otros nos lo pidan.

Debemos mantener en todo momento un diálogo constante con las personas que definen el entorno de nuestra actividad y buscar el feed-back necesario para evaluar el impacto que nuestras acciones y las decisiones que tomamos tienen en la actividad. Personas de confianza dentro y fuera de la organización pueden ayudarnos en ese análisis.

El séptimo y último punto se refiere a la necesidad de mantener el equilibrio. Tanto en las situaciones positivas como en las negativas no debemos desviarnos del camino trazado y mantener una actitud personal y profesional acorde con el cargo que desempeñamos.

En Pymes y Autónomos | Dirección Empresarial Imagen | sisaphus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos