Sigue a

3116925646_5751369f34_z.jpg

Puede parecer extraño pero en muchos casos se viene utilizado este sistema con buienos resultados. Ante la posibilikdad de tener que hacer una reorganización en la empresa, de lanzar un nuevo producto u otra linea de negocio, la misma puesta en marcha de la empresa o cualquier otra actividad que requiera la gestión de una persona con conocimientos o experiencia se pueden alquilar directivos para que trabajen en la empresa durante un tiempo limitado.

Estas personas trabajarán dentro de la empresa y realizarán su cometido como uno más de la organización, sin embargo eso no implicará que pasen a pertenecer a la plantilla de la empresa sino que se contrarán sus servicios como profesional o bien a través de una empresa especializada, que además suele ser quien se encarga de seleccionar a la persona adecuada según las necesidades del cliente. Una vez que el directivo interino acaba su tarea abandona la empresa sin percibir ningún tipo de indemnización.

No se trata, por tanto, de un consultor externo. No es alguien que desde fuera asesore al empresario, sino que trabajará dentro de la empresa asumiendo las responsabilidades que se le encarguen. Su retribución suele ser a través de unos honorarios fijos y una parte en bonus por consecución de objetivos, lo que hace que la persona que preste sus servicios lo haga de la manera más idonea posible.

Este tipo de “servicios” pueden solicitarlos todo tipo de empresas y no está restringido a las grandes compañías. Al contrario, suelen ser las pymes, que carecen de una estructura lo suficientemente grande, las que pueden demandar la presencia de profesionales con un perfil y unos conocimientos determinados y una experiencia en resolver determinadas situaciones.

Es evidente que acudir a este tipo de personas en unas condiciones como estas puede resultar más beneficioso que tener en plantilla a una persona que sólo tendrá que asumir una tarea por un tiempo limitado. Aunque el coste del mismo pueda ser superior al de un empleado normal siempre será más barato que tener un directivo en plantilla, algo que muchas pymes y micro-pymes no podrían asumir y mucho menos los emprendedores que empiezan un negocio.

Además es un apoyo para el empresario, que puede contar con alguien suficientemente competente con el que compartir problemas, decisiones estratégicas o delegar en aquellos aspectos que no domina o a los que no puede dedicarle en tiempo que sería necesario.

Aunque este sistema puede parecer nuevo, en países como Reino Unido, Alemania, Holanda o los Estados Unidos lleva mucho tiempo funcionando y en Francia, Italia o en nuestro país empieza a utilizarse.

En Pymes y Autónomos | ¿Cómo ‘atrapar’ a un directivo con una menor remuneración?
Imagen | Sergio Fajardo Valderrama

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario