Compartir
Publicidad

Saber pedir ayuda a tiempo

Saber pedir ayuda a tiempo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Cuando nos sobreviene un pico de trabajo y nos ofrecen ayuda, muchas veces escuchamos demasiado a nuestro ego y la rechazamos reafirmándonos en que nosotros solos prescindiendo de esa ayuda somos capaces de sacar el trabajo adelante. Una decisión a veces aventurada que puede jugarnos malas pasadas puesto que puede desencadenar en consecuencias muy negativas como el descrédito a la hora de cumplir plazos (a los que no hemos llegado por prescindir de ayuda adicional), una disminución de la calidad de nuestro trabajo al comprometernos a más de lo que podemos, e incluso afectar a nuestro estado de ánimo, al tener que vivir en una situación de estrés constante que tan poco favorece las relaciones laborales. 

Hay que partir de la base de que cuando se nos ofrece ayuda adicional es porque desde arriba se han cerciorado de que realmente esta es necesaria, por lo que no debemos entenderla como un desafío ni una prueba para evaluar nuestra eficacia y capacidad de afrontar determinadas ‘crisis’, sino más bien lo contrario, porque prefieren que nos centremos en la gestión del problema y que derivemos al mismo tiempo el trabajo de ‘volumen’ en el apoyo que se nos proporciona.

Pensemos en aquéllas ocasiones, a todos nos ha pasado alguna vez, en las que hemos terminado un trabajo demasiado justos y sin poder asegurarnos de que el resultado es el deseado, redundando en un trabajo de peor calidad transmitiendo una sensación de inseguridad tan indeseable en los tiempos que corren, que más que nunca necesitamos contundencia y seguridad.

Por tanto lo más inteligente en estos casos es asumir la realidad de la situación cuanto antes, y al mismo tiempo quitarnos de la cabeza que pedir ayuda es sinónimo de ‘poca capacidad’ e inoperancia, porque en cualquier caso es preferible levantar la mano a tiempo que incumplir un plazo objetivo o la consecución de un trabajo mediocre. Teniendo muy presente que los de arriba prefieren contar con unos buenos resultados, que transmitan seguridad y que permitan tomar decisiones acertadas, en lugar de apreciar que un subordinado ha sido capaz de hacerlo solo, que si no lleva aparejado lo primero perdería todo su valor. 

En Pymes y Autónomos | ¿Y si en lugar de quejarnos, hacemos?
Imagen | eusoufamecos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos