Compartir
Publicidad

Revisar las facturas de suministros para analizar posibles ahorros en la pyme

Revisar las facturas de suministros para analizar posibles ahorros en la pyme
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Internet, teléfono, agua, luz, material... Muchos son los suministros necesarios para el funcionamiento normal de una oficina o establecimiento de una pequeña y mediana empresa (PYME) y, por tanto, mucho el esfuerzo para ahorrar lo máximo posible en sus facturas. Es por eso que hay que hacer una revisión sistemática para unificar consumos, renegociar servicios y ajustar lo máximo posible el coste final.

Hemos hablado en estas líneas sobre el ahorro en tecnología a través de la nube, en el consumo energético, en las compras, en el alquiler de oficinas gracias al teletrabajo. Ahora también lo hacemos con los suministros diarios que necesita la estructura de una empresa, por pequeña que sea, para abrir todos los días las puertas.

Una de las reglas de oro para conseguir ese ansiado ahorro debe ser revisar continuamente la evolución general de todas las facturas, no sólo para detectar posibles consumos disparados a causa de algún error en el funcionamiento diario de la empresa, sino también para tratar de renegociar tarifas y costes con las compañías suministradoras.

Hay que tener en cuenta la importancia de no depender, exclusivamente, de una sola compañía. Al igual que con la tecnología, se ha de repartir el ‘riesgo’ de depender de una sola firma. Aún así, en telefonía (tanto fija como móvil) e internet sí que se pueden buscar mejores opciones a través de una sola empresa, con la que lograr mejores tarifas y descuentos interesantes, evitando condiciones escondidas y abusivas.

Para el suministro del material necesario en el normal funcionamiento de una oficina es bueno no sólo acudir al fabricante directamente para evitar el coste de intermediarios. Además, se puede contemplar la posibilidad de alianzas con otras pequeñas empresas y constituir centrales de compras con las que reducir los costes e incrementar la capacidad de negociación.

En definitiva, las molestas facturas de consumos mensuales deben ser revisadas y estudiadas para que no se conviertan en un ‘agujero negro’ de gasto.

En Pymes y Autónomos | Ahorrar en la pyme Imagen | cnflcr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos