¿Merece la pena ser eficiente en el trabajo?

Sigue a

eficiencia

El trabajador eficiente es una especie en peligro de extinción. Un trabajador que siempre está dispuesto, su eficiencia mueve los equipos de trabajo y puede llegar a ser la adrenalina que falta a algunas organizaciones para triunfar.

Sin embargo, si el jefe recurre demasiado a ellos sin recompensarles como es debido o sin reconocerles su labor puede hacer que el trabajador eficiente pase a ser el más ineficiente de todos. Un lujo que ninguna organización puede permitirse.

Lo mejor es tratar de mimar a estos empleados y procurar ganarse su confianza. De lo contrario, el día menos pensado podemos encontrarnos con que quiere abandonar nuestra empresa. Un activo tan preciado del que se puede beneficiar la competencia, un riesgo demasiado alto que no nos podemos permitir. Es lógico que recurramos a los trabajadores que menos protestan, pero esta práctica puede llegar a ser contraproducente.

Lamentablemente, la situación actual no da para muchas alegrías, ni siquiera para reconocer a un empleado su esfuerzo. ¿Merece la pena? Claro que sí, pero más allá de recompensas dinerarias, hay que implicar a los empleados dentro de nuestra organización y hacerles saber que hacer las cosas bien y a tiempo no solo es bueno para la empresa, si no también para su desarrollo personal.

Ahora más que nunca es cuando debería aumentarse las recompensas a estos trabajadores, sabiendo diferenciar perfectamente en quien aporta y quien no aporta a nuestra empresa. Si esto no se produce, los mejores profesionales disminuirán su rendimiento, resignados porque no merece la pena; además, los menos productivos no harán ni siquiera un esfuerzo por intentar ser más eficiente porque para qué, si no voy a tener ninguna recompensa.

Todo ello ayudará a tener a nuestra plantilla más motivada y por tanto, más implicada en su trabajo.

En Pymes y Autónomos | El liderazgo eficaz, clave para recuperar la motivación en esta crisis
Imagen | Hamad AL-Mohannna

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario