Síguenos

3001

Durante este fin de semana tuve oportunidad de leer en HBR un artículo cuya propuesta es tan insólita y poco ortodoxa, como lógica y evidente por el planteamiento tan acertado con el que se hace.

En cualquier organización, con independencia de su tamaño, los empleados más eficientes (o Top Performers) se les asignan aquellas tareas y actividades que requieren mayores capacidades, y que por tanto, son menos rutinarias. Pero, ¿que pasaría si se hiciese al contrario?.

Dedicar esos recursos más cualificados y eficientes a realizar esas las tareas más aburridas, rutinarias puede plantearse ineficaz por el alto coste de oportunidad que representaría para la empresa. Sin embargo, esto es una práctica para llevara cabo una estrategia de mejora contínua de los procesos.

La razón no es otra, que estas personas son las más adecuadas para encontrar soluciones a retos tan importantes para una organización como resolver las ineficiencias, mejorar los procesos y la creación de nuevas oportunidades.

Realmente este planteamiento muy pocas empresas son capaces de planteárselo, y muchas menos, aplicarlo y la explicación hay que encontrarla en que una organización convencional no asumiría el coste de oportunidad que supone emplear un recurso de alta capacidad a una tarea o proceso rutinario, sin embargo, hay que tener presente lo que apuntaba Einstein “locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”.

Vía | HBR
Imagen | Happy Batatinha
En Pymes y Autónomos | Test de competitividad, Saber manejar el talento

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario