La técnica Pomodoro: una forma sencilla de mejorar la productividad

Sigue a

Productividad

La concentración puede ser uno de esos quebraderos de cabeza de cualquier trabajador autónomo o empresario. Lograr focalizar tu atención en las distintas tareas a lo largo del día puede resultar casi una utopía para muchos. Por ello, traemos a este blog una técnica muy popular y que trata de mejorar ese déficit de atención y de erradicar las pérdidas de tiempo. Su nombre es Pomodoro y se inspira en la reducción de los periodos de trabajo para incrementar la concentración.

La técnica tiene su origen a finales de los años 80. Su creador, Francesco Cirillo, cursaba estudios universitarios y buscaba mejorar la organización e su tiempo. La ideó y la puso en práctica por primera vez con la ayuda de un reloj en forma de tomate (‘Pomodoro’ significa tomate en italiano). Pero, realmente, ¿en qué consiste esa técnica? Se trata de dividir las tareas en bloques de 30 minutos (25 de actividad y 5 para descanso) con el fin último de incrementar la concentración y mejorar la productividad.

Cómo funciona ‘Pomodoro’


Así, debes elaborar un listado con las tareas que has de concluir en la jornada por orden de prioridad. Al otro lado el reloj para controlar el tiempo (hoy existen innumerables aplicaciones tanto para el ordenador como para los teléfonos móviles que llevan a cabo la cuenta atrás y llevan la cuenta). Comienzas con una tarea con el contador en marcha. Si concluyen los 25 minutos, abandona la actividad y relájate durante 5 minutos. Si es necesario más de uno de esos ‘pomodoros’ por tarea debes incluirlo en la lista.

Durante esos 25 minutos la atención debe ser total y, por tanto, las distracciones se han de aparcar (correo electrónico, redes sociales, móvil…). Cada cuatro ‘pomodoros’ completos se incluye un descanso algo más extenso que puede ir entre los 15 a 30 minutos.

El primer efecto que acarrea es una mayor focalización en la tarea. Hoy en día, las posibilidades para que la distracción gane la batalla cayendo en la procastinación (postergar actividades prioritarias para llevar a cabo otras menos importantes pero más agradables) son muchas y es por eso que trucos o técnicas como ésta pueden resultar muy útiles para afrontar los días más difíciles.

Las ventajas de la técnica y las posibilidades


Como decía, el principal efecto y ventaja es la focalización en una tarea. Se hace aún más útil en la era de la multitarea y la ejecución de varias iniciativas a la vez. Pero hay algunas más, entre las que destacamos:

  • Menor agotamiento mental: contar con plazos de tiempo tan cortos, con un pequeño descanso entre uno y otro, permite mantener la atención casi sin esfuerzo.
  • Incrementa la motivación, puesto que se establecen pequeñas metas y tareas, lo que hace más fácil su consecución y, por tanto, mantiene alto el ánimo para continuar.
  • Reduce la ansiedad de ver pasar el tiempo sin que se cumpla con los objetivos marcados en un primer momento.

Se puede utilizar como forma única de organizar el trabajo a diario o como complemento para esos días difíciles en los que la atención está dispersa y cualquier distracción es capaz de hacerte sucumbir. Como todo, se trata de una técnica que cada cual puede adaptarla a su día a día.

Más información | The Pomodoro Technique
En Pymes y Autónomos | Aumentar al productividad no significa trabajar más horas, La productividad y el bienestar están más cerca de lo que parece
Imagen | Ministerios Cash Luna

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario