La crisis económica está dejando a la formación en un segundo plano

Sigue a Pymesyautonomos

biblioteca.jpg

 

Con las políticas de contención de costes que muchas empresas están implementando para cuadrar sus cuentas como consecuencia de la crisis económica, la partida de gastos de formación es de las que más ha menguado, reduciendo por tanto los recursos que destinan estas a invertir en el principal activo con el que cuentan, sus empleados.

He de decir, que hasta cierto punto estoy de acuerdo con este tipo de decisiones, puesto que un empresario que está hasta el cuello para pagar las deudas contraídas por la adquisición de la nave industrial dónde lleva a cabo su actividad mercantil o para pagar a sus proveedores, difícilmente pueda destinar recursos para ofrecer cursos de formación a sus empleados.

Tal vez este sea un caso extremo, pero en la medida de lo posible no debemos renunciar a ella. Pero, ¿por qué? Pues porque las épocas de crisis son aquellas en las que más necesitamos ‘reinventarnos’, cuestionarnos la manera en la que veníamos haciendo las cosas es la mejor manera de hacerlo, y despertar la inventiva de todos los que forman parte de la organización. Siendo imprescindible adquirir nuevos conocimientos y habilidades, que aunque en muchos de los casos se cubren con la experiencia en el trabajo, difícilmente pueden lograrse plenamente si no adquirimos nueva formación para su desarrollo.

Pensemos por un momento a nivel macro, ¿qué pasaría si en un Estado se suprimiese la partida presupuestaria de formación y de I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación? Pues que perdería competitividad respecto a su marco de comparación, es decir, respecto a su mercado. Recuerden que un equipo preparado siempre está mejor predispuesto para luchar contra las adversidades que uno que no lo está.

En Pymes y Autónomos | Formación empresarial en las escuelas
Imagen | loureiro

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario