Compartir
Publicidad

La buena suerte es una actitud (casi siempre)

Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La suerte. En España muchas veces deseamos suerte sin mencionar expresamente que es buena suerte. Hay quien lo relaciona con la migración a América y la prosperidad que se deseaba alcanzar sí o sí. Yo he tenido buena suerte al encontrarme con este post de Guillermo Silva, Los cisnes negros y la suerte determinarán el futuro de tu negocio. Pero es que la buena suerte es una actitud (casi siempre).

Me ha encantado la visión de Guillermo, asumiendo la inevitabilidad de que en un momento dado un “cisne negro” alcanza a ti sociedad, a tu sector. Pero también respecto a la necesidad de intentar intuir la llegada de dichas crisis y de aprovechar las olas de oportunidad que estas levantan. Pero especialmente me ha gustado su selección de vídeos, desde el clásico de Match Point a ese spot nórdico. Eso si, me quedo con la versión larga del anuncio de Martini, ya que creo que recoge varias enseñanzas.

La primera esta muy relacionada con la idea que comentaba Guillermo. La suerte hay que buscarla, hay que identificar las oportunidades que se cruzan con nosotros, hay que convertir los obstáculos en palancas, hay que mantener una actitud positiva. Si hacemos lo contrario la vida puede ser sumamente inhóspita.

En todo caso, se trata de una actitud proactiva, que busca aprovechar lo que el futuro nos depara, y no algo meramente reflexivo, zen, reinterpretativo para nuestra tranquilidad, que es muy loable, pero poco práctico.

Pero es que además, si os fijáis, al final nos manda un segundo mensaje, totalmente coherente con el primero, la buena suerte innata no existe. Y la mala tampoco. Todo el mundo puede cambiar sus suerte, que diría Alex Rovira.

Así que mientras lo conseguís, y en palabras del propio Guillermo:

Mantén ambiciones grandes, expectativas moderadas y necesidades pequeñas.

PD: Hay una cosa que no soporto pero que es muy humano. Y es cuando alguien alcanza por puro azar sus objetivos, y lo racionaliza en base a sus creencias o acciones, ya sean el haber rezado a la deidad x o haber diseñado un megaplan de negocio. Y es que, cómo dice el protagonista de Match Point, es muy duro pensar que estamos en manos de la suerte, así que es mejor obviarlo.

Vía | Blog de Manuel Guillermo Silvia
En Pymes y Autónomos | Aprovechando el Plan de negocio ajeno: ¿Importa la suerte?, Adanismo empresarial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos