Síguenos

empresa_inteligente

El hecho de que las empresas tengan que adaptarse a entornos cada vez más competitivos hace que el aprendizaje sea clave para poder anticiparnos a un ritmo empresarial tan cambiante, sacando el máximo partido posible a la información de que disponen. En este sentido, cobra gran interés la gestión eficiente de la información.

Es así como surge la empresa inteligente, término que surge en un momento donde el sentido de la competencia se basa en la rápida transmisión de la información. En este sentido, aquellas empresas que logren recuperar esta información en el menor tiempo posible se convierten en altamente competitivas porque generan directamente un conocimiento implícito en su equipo de trabajo.

Sin embargo, no es tan fácil llegar a ser una empresa inteligente, ni siquiera todas pueden llegar a serlo. Requiere que el equipo de trabajo tenga claro cuáles son las misiones y la estrategia empresarial que se va a seguir para, de esta manera, garantizar una comunicación eficaz y adecuada dentro de los miembros de la compañía.

Todo ello requiere aprender la disciplina del trabajo en equipo. Una cuestión que conlleva la necesidad de transformar la competencia interna entre empleados por vínculos de cooperación que intesifiquen a las personas valores tales como la solidaridad, el compañerismo, la amabilidad o la disponibilidad.

Lograr esto no es en absoluto sencillo, pero podemos mejorar estos valores considerando lo siguiente:

  • Aprender a explotar el conocimiento de muchas mentes para que sean más inteligentes que una sola. Una persona por sí misma no puede adquirir todo el conocimiento e información que una compañía necesita para ser eficaz, pero tampoco servirá de nada si esta experiencia no se pone en común.
  • La coordinación y el orden son claves. Es imprescindible que los miembros de la compañía conozcan las nuevas formas de organización para tratar de sacar el máximo partido posible, y para ello hay que involucrar a todo el personal.
  • Comportarse de manera alineada con otros grupos, y enseñar a nuestros empleados que una mente colectiva es mucho más efectiva que una individual.

En general, para conseguir alcanzar un estado de adaptación al cambio es imprescindible lograr un grado de motivación óptimo para nuestra empresa. Cuanto más involucrados tengamos a nuestros empleados dentro de nuestra compañía, más posibilidades habrá de que lleguemos a ser una empresa inteligente en algún momento.

En Pymes y Autónomos | El liderazgo eficaz, clave para recuperar la motivación en esta crisis

Imagen | Buckley

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario