Educar en las 'formas' gestionando el equipo

Sigue a Pymesyautonomos

impulsos.jpg

Cuando accedemos al mercado de trabajo, lo hacemos la mayoría de las veces tras haber pasado por el sistema educativo, y cursando una formación superior que nos capacita respecto al aprendizaje de unos conocimientos técnicos, pero que muchas veces es deficiente en cuanto a la forma de relacionarse con los demás, valores como el respecto y las habilidades sociales, que también dependen de nuestra forma de ser y de nuestra capacidad de relacionarnos con el entorno.

Es cierto, que estos aspectos dependen de nuestro propio bagaje personal e incluso de nuestra educación paternal, acaparando una gran importancia a la hora de abrirnos camino en el mundo de la empresa tanto en cuanto a la relación con nuestros compañeros, jefes o subordinados. Yo soy de los que siempre dicen que todos los días tenemos algo que aprender, y la empresa no es para menos.

Con ello, quiero decir que aún recibiendo nuevos subordinados en nuestro equipo de trabajo, podemos enseñar las que creemos como las mejores formas y habilidades sociales para poder alcanzar un mejor desempeño o unos mejores objetivos. Para ello es fundamental, dar un buen ejemplo, porque nunca conseguiremos enseñar algo que no se interpreta como positivo ni mucho menos correcto por los que se encuentran cerca de nosotros.

En consecuencia, resulta muy importante la forma en la que solicitamos determinadas acciones a nuestros subordinados, nuestra forma de gestionar el equipo, e incluso la forma en la que nos dirigimos a otros directivos o superiores jerárquicos. Sin olvidar nunca que un jefe muchas veces es un modelo a seguir para sus subordinados, y que todo lo bueno o malo que experimenten afectará a su desarrollo profesional.

En Pymes y Autónomos | La estrecha línea entre la especialización y el estancamiento profesional
Imagen | prejuicios

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario