Compartir
Publicidad

Disciplina, rutina y flexibilidad

Disciplina, rutina y flexibilidad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En nuestra actividad profesional hemos de ser disciplinados, sí. En nuestra actividad profesional y en nuestro día a día en general es importante, bueno y adecuado que tengamos y nos impongamos una determinada rutina, también. Pero en nuestra actividad profesional también es importante que haya espacio para la creatividad, la flexibilidad y la improvisación.

La rutina está muy bien y el saber qué vamos a hacer y el cómo debemos hacerlo en cada momento puede resultar muy útil en muchas ocasiones. Pero un exceso de rutina y de inflexibilidad puede cortarnos las alas, desmotivarnos e incluso lograr precisamente el efecto contrario al que pretendemos con un férreo control de lo que hacemos: ser eficientes.

Y es que la actividad profesional como casi cualquier actividad en la vida, es una actividad viva, dinámica, plagada de repeticiones, pero también de novedades, de imprevistos, de cosas que no nos esperamos, y hemos de saber gestionarlo.

Y no sabremos gestionarlo si nos hemos dotado de una mentalidad o de una estructura que no permite la movilidad, que es inmóvil, que es de pensamiento y acción única, absolutamente mecánica y previsible. Al contrario si a esa estructura, a esa mentalidad (sin que caiga en una estructura o mentalidad anárquica) le hemos dado espacio para moldearse, para adaptarse, de buen seguro que todo nos ira mucho mejor.

En Pymes y autónomos | El valor de la disciplina y la confianza Imagen | loop_oh

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos