Compartir
Publicidad

Del fracaso no siempre se aprende

Del fracaso no siempre se aprende
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

¿Cuántas veces han oído hablar de la importancia del fracaso, de la necesidad de fallar para volver a empezar, de la casi obligación de pasar por un tropiezo para aprender de los errores? Seguro que muchas. No hay duda, el ‘amor’ público que algunos profesan a esta palabra les lleva a dar por hecho que todo el mundo está predispuesto a ver ese proceso como un aprendizaje. Algo que niego rotundamente.

No, no siempre se aprende del fracaso. Es cierto que, en muchos casos, el errar en una aventura empresarial suele hacer recapacitar sobre cuáles fueron las razones. Sin embargo, no todo el mundo está dispuesto a reconocer los errores. No todos los empresarios quieren entonar el ‘mea culpa’ ante un mal diseño del negocio o ante un pésimo lanzamiento de producto.

El fracaso no conlleva, casi por obligación, un análisis correcto de los planteamientos, de los pasos dados hasta llegar al resultado final. En absoluto. Por supuesto, que cualquier empresario se parará a reflexionar sobre por qué arriesgó todo a una sola carta o por qué no reaccionó ante las señales que le mandaba un mercado que rechazaba su producto. Y aquí entra en juego algo básico: la humildad.

El aprendizaje tiene una estrecha relación con la humildad, con la actitud con la que uno afronta ese análisis de los errores. Uno puede pensar que todo lo hizo bien y volver a lanzar un producto de espaldas al mercado, pensar que no hubo problema alguno en su planteamiento y diseñar una estrategia en redes sociales absolutamente equivocada por segunda vez.

Al margen de ese extraño caso del ‘amor’ al fracaso, del que hemos hablado en alguna ocasión en estas líneas, sí quiero decir que aprender de los errores, de las caídas no es algo intrínseco, sino que está muy relacionado con la actitud. Del fracaso se aprende, si se está dispuesto a aprender.

En Pymes y Autónomos | El extraño fenómeno del amor al fracaso empresarial, La cultura del fracaso, El fracaso empresarial, primer paso hacia el éxito Imagen | Mario Inoportuno

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos