Compartir
Publicidad

Decisiones estratégicas

Decisiones estratégicas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Desde hace ya algunas semanas Nokia está siendo portada de los diarios internacionales por la constante pérdida de cuota de mercado que ha acusado, especialmente en 2010. La principal causa de este hecho ha sido una deficiente y errática adaptación a los cambios que han ocurrido en el mercado de la tecnología móvil.

Para Nokia su mayor error ha sido no prestar suficiente atención al mercado de smartphone, intentando mantener una posición dominante basado en su primacía mundial. Realmente, la lógica podía hacer presagiar que siendo líder mundial, mantener un sistema operativo propio (Symbian) podría favorecer su situación de privilegio e imponerlo como sistema global de referencia.

Las evidencia, muestra lo contrario. Apple con su sistema operativo IOS y Google con el sistema operativo Android han modificado la tendencia del mercado y han logrado imponerse como los sistemas operativos de referencia a nivel mundial, en especial ayudados por favorecer la creación de redes de desarrolladores (crowdsourcing) que implementan nuevas soluciones a sistema operativo haciéndolos inalcanzables para el resto, no solo Nokia, sino también para gigantes como Windows o Blackberry.

El panorama que afronta Nokia es el de unas previsiones de ventas en 2011 de menos de diez millones de N8 frente a los más de 70 millones de iPhone. Por otra parte, la tradicional fortaleza de Nokia, derivada de la venta de terminales de bajo coste en los mercados emergentes, se está viendo amenazada a medida que los precios de los smartphones van cayendo. El margen bruto de Nokia sobre los terminales se sitúa ahora en el 29% frente al 38% de hace tres años.

En el caso de Nokia la solución que han planteado ha sido una alianza estratégica con Windows para darle mayor capacidad de penetración en el mercado estadounidense y de este modo incrementar el margen bruto unitario por el previsible incremento de ventas de su gama de smartphone.

Casos como estos son ilustrativos para la gestión de las pymes, en las que por la flexibilidad de sus estructuras no deberían de producirse casos semejantes a este y realmente esto es lo que ha de hacer el empresario de una pyme utilizar su capacidad de adaptación para lograr ventajas competitivas y estudiar la posibilidad de alianzas que le permitan mantener y mejorar su posicionamiento en el mercado.

Vía | WSJ Imagen | mwithheat En Pymes yAutónomos | Management

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad